Tag

UCA

Informes Anuales de la Deuda Social de la Infancia – UCA

Infancia 2015 Serie del Bicentenario (2010 – 2016) Año V

“Situación de la Infancia en el quinto año del período del Bicentenario” (pdf)

Presentación del Informe (pdf)

Palabras de Apertura (pdf)

Cortometraje “Una escuela en la mirada de las niñas y los niños” 

Video de la Presentación (26/08/15)

Serie del Bicentenario (2010 – 2016) Año IV

“Evolución del desarrollo humano y social de la Infancia desde un enfoque de derechos” (pdf)

Presentación 2014

Video: “San Antonio de los Cobres” – Salta

Video institucional de la presentación del informe (10/09/14)

Barometro Infancia 2013 Serie del Bicentenario (2010 – 2016) / Año III

“Hacia el pleno ejercicio de los derechos en la niñez y adolescencia” (pdf)

Nota de Investigación I: Índice de cumplimiento de derechos en la infancia por Ianina Tuñon (pdf)

Presentación 2013

Video: Infancias Metropolitanas

Serie del Bicentenario (2010 – 2016) / Año II

“La infancia argentina sujeto de derecho. Progresos, desigualdades y desafíos pendientes en el efectivo cumplimiento de los derechos de niños, niñas y adolescentes”(pdf)

Descargar Capítulos

Presentación del Informe (pdf)

Video del Acto Institucional de Presentación (14/08/12)

Argentina 2010: Situación de la Infancia a Inicios del Bicentenario Serie del Bicentenario (2010 – 2016) / Año IArgentina 2010: Situación de la Infancia a Inicios del Bicentenario (pdf)
Estado de Situación. Informe Especial.

Infancias en observación: progresos, ausencias y desigualdades(pdf)

Barómetro de la Deuda Social de la Infancia 2010 Número 4 – Año 2010

Argentina 2009: La Deuda Social con la Niñez y la Adolescencia: Magnitud, evolución y perfiles.(pdf)

Barómetro de la Deuda Social de la Infancia 2009 Número 3 – Año 2009

Argentina 2004-2008: Condiciones de vida de la Niñez y Adolescencia (pdf)

Barómetro de la Deuda Social de la Infancia 2008 Número 2 – Año 2008

Argentina 2007: Condiciones de vida de la Niñez y Adolescencia.Una mirada desde la perspectiva de los derechos. (pdf)

 

Barómetro de la Deuda Social  de la Infancia - 2008 Número 1 – Año 2006

Argentina 2006: Condiciones de vida de la niñez (pdf)

 

Cuarto Informe del “Barómetro de la Deuda Social de la Infancia”

El Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina junto a Fundación Arcor, invitan a la presentación del Cuarto Informe del “Barómetro de la Deuda Social de la Infancia”; correspondiente a la Serie de estudios del Bicentenario (2010-2016) llamado: “Evolución del desarrollo humano y social de la infancia desde un enfoque de derechos – Avances y metas pendientes en los primeros cuatro años del Bicentenario (2010-2011-2012-2013)” será presentado el miércoles 10 de septiembre a las 18:30, en el Auditorio Santa Cecilia – Subsuelo, Edificio San Alberto Magno – Av. Alicia M. de Justo 1500, Ciudad de Buenos Aires
Comentaristas: Guillermo Jaime Etcheverry (Ex Rector de la UBA) y María Cristina Richaud (CIIPME – CONICET). Moderadora: Gabriela Azar (Facultad de Cs. Sociales – UCA).

La primera infancia: importancia del proceso de crianza y socialización para el sano desarrollo

En la Argentina, la población infantil entre 0 y 4 años comprende alrededor de 3,5  millones de niños y niñas. Esta etapa vital se reconoce como prioritaria en el  desarrollo humano de los niños y las niñas en aspectos físicos, emocionales y  cognitivos.

Durante estos primeros años, los niños y las niñas se ven expuestos a múltiples situaciones de  vulnerabilidad: morir por causas evitables, carecer de una adecuada alimentación o ser maltratado.

Según datos de la Encuesta de la Deuda Social de la Argentina para 2009, 3 de cada 10 niños/as menores de 5 años viven en hogares con condiciones de hacinamiento; 4 de cada 10 en hogares con problemas de saneamiento y 3 de cada 10 en barrios con problemas de contaminación ambiental; 6 de cada 10 pertenecen a hogares en los que el jefe/a de hogar se encuentra en una situación laboral inestable (empleos precarios, subempleos de subsistencia, desempleados o desalentados).

En general, estas situaciones de déficit en las condiciones de vida de la niñez suelen ser más visualizadas en tanto no solo comprometen el desarrollo de los niños y las niñas sino el sostenimiento de la vida misma. Sin embargo, cabe advertir sobre otros aspectos menos visibilizados pero importantes en la construcción de la identidad de los niños y las niñas y definitorios de su curso de vida futuro, como lo son las oportunidades de estimulación emocional, social e intelectual.

En efecto, en estos primeros años de vida adquieren especial importancia los vínculos primarios que los niños y las niñas establecen con los principales adultos de referencia. Es deseable que esos vínculos se construyan en el marco de estilos de crianza tolerantes y en las interacciones intensas, estables y cariñosas entre el niño/a y sus padres, y/o adultos de referencia alternativos.

Dichos vínculos tienen lugar en, por ejemplo, el amamantamiento, en las caricias, en los abrazos, en la palabra cotidiana, en los cuentos y en las canciones.Todos estímulos que adquieren un papel fundamental en el desarrollo emocional del niño/a, en el proceso de construcción de su identidad, y en el logro de un vínculo seguro con los adultos de referencia.

1. Estilos de crianza y oportunidades de socialización

La crianza consiste en la provisión por parte de los adultos de referencia del niño/a de una base segura a partir de la cual pueda realizar salidas al mundo exterior y regresar de ellas con la certeza de que será bien recibido, alimentado física y emocionalmente. 

 

2. Las estructuras familiares y los roles de cuidado

Las familias de los niños y las niñas Los niños son uno de los grupos poblacionales que mantienen un alto nivel de dependencia de los recursos familiares y de los referentes adultos. Por ello, este grupo es el que más fuertemente recibe los efectos de las múltiples transformaciones que se producen hoy en la familia.

3. Clima de estimulación social y emocional

El festejo del cumpleaños es un indicador del “clima de estímulo social” que puede estar o no presente en la vida de niños y niñas. En este sentido, permite aproximarnos al contexto de oportunidades de los chicos en el desarrollo de su singularidad, identidad y autoestima en el contexto familiar.

4. Conclusiones

Algunos de los indicadores aquí descriptos permiten reconocer las profundas desigualdades sociales que experimentan los niños y las niñas en los procesos de crianza y socialización en una etapa vital, que se reconoce esencial en tanto sienta las bases del potencial desarrollo del niño/a y determina los itinerarios futuros.

 

Fuente:  Observatorio de la Maternidad

por: Agustín Salvia y Ianina Tuñón

 

Ocultamiento de la pobreza: creen que estaría entre el 20 y el 30%

Los expertos calificaron como “vergonzosas” y “contradictorias” las razones argumentadas por el oficialismo

 
Sin números oficiales sobre pobreza. Foto: Archivo 

Políticos, economistas e investigadores sociales rechazaron hoy las explicaciones del Gobierno y el Indec por la no publicación del último informe semestral de pobreza , y estimaron que su porcentaje real superaría hasta seis veces al último dato oficial correspondiente al primer semestre del 2013.

Los expertos calificaron como “vergonzosas” y “contradictorias” las razones argumentadas por el oficialismo, al tiempo que señalaron que, de acuerdo con la inflación y la canasta básica consideradas, el índice de pobreza no sería del 5 por ciento, como se dijo en el último informe del Indec conocido, sino del 20 al 30,9 por ciento.

De acuerdo con el cronograma del organismo, ayer debía darse a publicidad el último informe semestral sobre pobreza e indigencia, pero el organismo resolvió levantar su difusión. El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich , aseguró que la cancelación de la publicación fue por “problemas de empalme” entre la vieja y la nueva “metodología” de medición, mientras que el Indec dio a conocer un comunicado en el que atribuyó la no difusión de los indicadores a “severas carencias metodológicas”.

El ex director de Estadísticas Económicas del Indec, Víctor Becker planteó que el ministro de Economía, Axel Kicillof no estaba en condiciones políticas de dar a conocer las mediciones de pobreza e indigencia y que, por ese motivo, “pateó la pelota para adelante”. En relación al llamado empalme estadístico opinó que “entonces, o tuvimos un 200 por ciento de inflación o es una prueba más de la tergiversación de los datos”.

El director del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA, Agustín Salvia, estimó que la pobreza y la indigencia en la Argentina se ubicarían cerca del 25 y el 5 por ciento, respectivamente, según datos de diciembre de 2012. La UCA difundirá mañana los datos actualizados de 2013.

La ex directora del Indec, Graciela Bevacqua, dijo que es “vergonzoso” que el Gobierno haya suspendido la difusión de los índices y remarcó que tanto con la pobreza como con la inflación “nunca ha sido un problema de metodología, es un problema de datos”. De acuerdo con sus estimaciones, precisó que la canasta básica para un hogar de cuatro personas para marzo se ubicó en 3330 pesos y la canasta total en 7525 pesos.

Por su parte, la diputada nacional por el Frente Renovador Graciela Camaño sostuvo: “Que el Jefe de Gabinete diga que no se publican debido a un cambio en el sistema, es un bochorno abismal y a la vez, una excusa mentirosa”.

“Los problemas de empalme no pueden existir porque las que tienen que publicar son cifras del año pasado cuando el sistema aún era el mismo”, afirmó la diputada.

Agencia: DyN.

Hacia el pleno ejercicio de derechos en la niñez y adolescencia (Barómetro de la Deuda Social de la Infancia, UCA)

Hacia el pleno ejercicio de derechos en la niñez y adolescencia. Propensiones, retos y desigualdades en la Argentina urbana (2010 – 2012 )

Barómetro de la Deuda Social de la Infancia / Serie del Bicentenario 2010-2016 / Año III

Descargar presentación completa

 

Tasas de indigencia y pobreza 2010-2012 – Informe final – Totales urbanos – Observatorio Social UCA

Se presentan en este informe diferentes series de tasas de indigencia y de pobreza por ingresos para total de hogares y de población urbana del país, correspondientes a los 4° trimestres de 2010, 2011 y 2012. Estas tasas fueron estimadas a partir de los datos de hogares y de ingresos relevados por la Encuesta de la Deuda Social Argentina – Serie Bicentenario (EDSA 2010-2016) (ver ficha técnica EDSABicentenario).

Debido a la corrosión que ofrecen los datos oficiales en materia de evolución de los precios y siguiendo un cambio de metodología con relación a informes de años anteriores elaborados por el Observatorio de la Deuda Social Argentina, se realizaron tres tipos de ejercicios de estimación utilizando distintas fórmulas para valorizar la Canasta Básica Alimentaria (CBA) y la Canasta Básica Total (CBT). Una vez establecidos los valores de ambas canastas por equivalente adulto, para cada uno de los años de la serie analizada, el cálculo de las respectivas tasas de indigencia y de pobreza se hizo siguiendo el método estándar de comparar los valores que asumen dichas canastas en cada hogar –según composición, edad y sexo de los miembros con el total de ingresos familiares percibidos durante el mes de referencia por cada hogar.

INDIGENCIA_Y_POBREZA_2010-2012_INFORME_FINAL_04__2013

Inclusión educativa y estructura de oportunidades para la recreación

Boletin_inclusion_educativa_ODSA

Niñez y adolescencia en la Argentina urbana

Boletín Nº 1 – Año 2013

Barómetro de la Deuda Social de la Infancia

Observatorio de la Deuda Social Argentina – UCA

 

La deuda social / Las cifras cuadruplican a las del INDEC Uno de cada cuatro chicos en el conurbano tiene carencias básicas

Según un estudio de la UCA, durante el último año no se registró ninguna mejora

Viven hacinados, en una casa de techos y paredes precarias o en una construcción sin condiciones higiénicas. O no asisten a la escuela. Un 25,3% de los chicos que habitan en el conurbano bonaerense tienen marcada su infancia o adolescencia por la carencia de algo básico, que condiciona su desarrollo como personas.

En el promedio de los grandes centros urbanos del país, el índice no es tan diferente: el 22,2% de los menores de hasta 17 años tienen necesidades básicas insatisfechas (NBI), un indicador que mide la pobreza estructural, es decir, la que se refiere a condiciones de vida como las mencionadas y que va más allá de los ingresos mensuales del hogar.

Los datos surgen de la última Encuesta de la Deuda Social Argentina (EDSA), realizada en 5712 hogares por el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA). El capítulo sobre infancia de ese relevamiento muestra que entre 2007 y 2010 hubo una caída de 5,2 puntos porcentuales en el índice de NBI, mientras que en 2011 no se registró mejora alguna.

Entre los centros urbanos medidos, la ciudad de San Miguel de Tucumán y sus alrededores fue la que registró el índice más elevado de chicos con carencias básicas, con el 28,4 por ciento. El más bajo fue el de la ciudad de Buenos Aires, donde sufren necesidades el 12,7% de los menores.

Bajo el indicador de NBI entran quienes sufren una o más de las siguientes problemáticas: viven en casas con tres o más personas por cuarto habitable; la vivienda es precaria o sin servicios sanitarios básicos; en la familia hay menores de 6 a 12 años que no asisten a la escuela, o bien hay cuatro o más personas por ocupado con ingresos, siendo que el jefe de hogar alcanzó sólo el ciclo primario en su educación.

El índice muestra fuertes diferencias según el tipo de zona. En las urbanizaciones informales, como villas y asentamientos, el 76,5% tiene necesidades básicas insatisfechas. En los trazados urbanos formales de nivel bajo, la tasa es del 22,4 por ciento.

El informe de la UCA revela también que un 33,1% de los chicos vive en la pobreza por insuficiencia de ingresos en el hogar. El índice es bastante más elevado que el informado -sobre la base de la misma encuesta- para el promedio de la población, que resultó del 21,4 por ciento. En este caso, el indicador sí presentó una caída significativa en los últimos años: en 2007 era del 42,6%, una evolución en la que parece haber influido la creación de la asignación universal por hijo.

Los índices de pobreza por ingresos están muy lejos de los difundidos por el Indec: para el Gobierno sólo el 6,5% de la población total es pobre. La diferencia se da, básicamente, por la subestimación oficial de los precios de las canastas de productos usadas para definir quiénes, según los ingresos del hogar, son pobres.

Condicionantes para crecer

Además del indicador de NBI, y más allá de los ingresos y su suficiencia o no para la alimentación básica, otros aspectos del entorno familiar o social marcan y condicionan muchas veces a las personas en sus primeros años de vida.

Uno de esos factores es vivir con déficit en las condiciones de saneamiento, por falta de agua corriente y de cloacas. Según comenta Ianina Tuñón, investigadora y autora del informe sobre infancia del Barómetro Social, en ese déficit hubo “algún progreso” en los últimos años, ya que era del 50,7% en 2007 y cayó al 46,2% en 2011. Sin embargo, agrega, el problema afecta al 62,1% de los niños integrantes de familias de estrato social muy bajo, mientras que entre quienes habitan en urbanizaciones informales la tasa llega al 73,3 por ciento: en este caso hubo un incremento respecto de 2010, que podría explicarse por un crecimiento de la población en villas.

La cantidad de personas que habitan una misma vivienda afecta también la capacidad de desarrollo personal, según muestra el informe sobre infancia, que será presentado mañana a las 18.30, en una conferencia que se desarrollará en el edifico San Alberto Magno de la UCA, con el lema “La infancia argentina, sujeto de derecho. Progresos, desigualdades y desafíos pendientes”.

Dos de cada diez niños conviven, en los centros urbanos, entre tres o más personas por cada habitación. El mayor índice se da en el Gran Tucumán, con el 27,7%, mientras que en la ciudad de Buenos Aires es del 9% y en el conurbano, del 21,4 por ciento.

Cuestión ambiental

Tuñón destaca que otro aspecto que debería garantizarse es el de un medio ambiente adecuado. Sin embargo, un 47,8% de los menores de los centros urbanos vive en cercanías de fábricas que contaminan, de basurales o lugares de quema de basura.

Estas situaciones, según la investigadora, son de especial riesgo para la primera infancia, que es el momento de la vida en que hay mayor vulnerabilidad a enfermedades infectocontagiosas y que afectan los procesos de inclusión educativa y de socialización. Según el relevamiento -que contempla a las poblaciones de más de 60.000 habitantes-, es justamente entre los más pequeños -niños de 0 a 4 años- donde se da el índice más elevado de déficit en condiciones de medio ambiente, con el 50,3% expuesto a algún factor de riesgo.

http://www.lanacion.com.ar/1498740-uno-de-cada-cuatro-chicos-en-el-conurbano-tiene-carencias-basicas