Tag

OMS

Alimentos contaminados: más del 40% de las víctimas son menores de cinco años

Martes 07 de abril de 2015 | Publicado en edición impresa LA NACIÓN

Alimentos contaminados: más del 40% de las víctimas son menores de cinco años

Lo advirtió la Organización Mundial de la Salud, que convocó a gobiernos, productores y consumidores a asegurar la inocuidad de la comida; las infecciones alimentarias causan más de 200 enfermedades

Por Fabiola Czubaj  | LA NACION

¿Cuán seguro es lo que comemos? Esto es lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) propone pensar hoy sobre una cadena de producción, transporte y consumo acechada por microbios y sustancias químicas causantes de más de 200 enfermedades transmitidas a través del agua y los alimentos contaminados. Más del 40% de las víctimas son menores de 5 años.

“Un problema local de seguridad alimentaria se puede transformar rápido en una emergencia internacional. La investigación de un brote causado por el consumo de alimentos contaminados es mucho más complicada cuando un plato o una comida envasada contienen ingredientes de distintos países”, aseguró Margaret Chan, directora general de la OMS, durante los preparativos de este Día Mundial de la Salud.

Con el eslogan “De la granja al plato, alimentos seguros”, se busca llamar la atención a los gobiernos, los productores, los distribuidores y hasta los consumidores de la importancia de asegurar la inocuidad de la comida que llega a cada mesa. “A menudo se necesita una crisis (o un brote) para despertar la conciencia colectiva de la seguridad de los alimentos y tomar medidas para dar una respuesta seria”, indicó Kazuaki Miyagishima, director del Departamento de Seguridad Alimentaria y Zoonosis de la OMS.

“El impacto de esa crisis en la salud pública y las economías puede ser enorme -agregó-. De modo que hay que implementar políticas duraderas para garantizar la aplicación de las normas, los controles y el funcionamiento de las redes adecuados para prevenir los riesgos para la salud.”

Las enfermedades transmitidas por alimentos (ETA) son, para la Organización Panamericana de la Salud (OPS), “uno de los grandes desafíos” de las Américas. “Es muy alta la subnotificación de las ETA. No tenemos un panorama exacto de lo que ocurre”, señaló a LA NACIÓN el representante de la OPS en Panamá, Enrique Pérez Rodríguez.

Por vía telefónica, dio algunos ejemplos -los pocos disponibles en la región- de los costos de las enfermedades que transmiten parásitos, virus o bacterias, como la Escherichia coli, que causa el síndrome urémico hemolítico (SUH), una infección subinformada en nuestro país, como dio cuenta LA NACIÓN el año pasado, o la Salmonella, entre otras.

“En los Estados Unidos saben que una de cada seis personas sufre de una ETA y que eso se traduce, anualmente, en 48 millones de casos, 120.000 hospitalizaciones y 3000 muertes que le cuestan al sistema de salud unos 78 millones de dólares por año. Este tipo de estudios no los hacemos en las Américas”, sostuvo Pérez Rodríguez, del Área de Vigilancia Sanitaria, Prevención y Control de las Enfermedades y de la Salud de la OPS.

Jamaica también cuenta con cifras del gasto en salud por las ETA: entre 700.000 y 1,4 millones de dólares anuales en gastroenteritis agudas. Y Alemania aún recuerda el brote de SUH y diarrea con sangre por E. coli en 2011 que le costó 1300 millones de dólares en pérdidas que afectaron a los productores y la industria alimentaria y 236 millones en atención sanitaria.

Y en América del Sur, citó un estudio sobre la carga de enfermedad en la región metropolitana de Chile. “La Argentina no hizo estudios de este tipo y sería bueno trabajar en eso en el futuro”, sostuvo Pérez Rodríguez, que recuerda cada cifra disponible en los países de la región asociada con las ETA. Citó una campaña del Instituto Nacional de Alimentos sobre educación y prevención de estas enfermedades que incluye las cinco claves que recomienda la OPS/OMS para asegurar la inocuidad de los alimentos (www.anmat.gov.ar/Cuida_Tus_Alimentos/index.htm). Consideró, también, que la Agencia Santafecina de Seguridad Alimentaria “es buen ejemplo de cómo una provincia argentina está trabajando” de acuerdo con los pilares recomendados: leyes y regulaciones; sistemas de control con herramientas validadas; sistemas de inspección basados en el riesgo, y vigilancia epidemiológica de brotes y de alertas de productos contaminados en el mercado.

“La OMS decidió dedicar el Día Mundial de la Salud a la inocuidad de los alimentos porque no existe suficiente conciencia en los países miembros de la magnitud y la importancia del problema. Al ponerlo en la agenda pública internacional, eleva esa trascendencia para la salud pública y el comercio de los alimentos -agregó-. Pero, también, para que la población se dé cuenta de que la responsabilidad es compartida: el Estado con un buen sistema de inocuidad y el consumidor como agente activo para no adquirir una ETA. Que se pregunte cuán seguro es lo que comemos.”

MODELO DE RED

Una experiencia que terminó siendo el modelo que acaba de adoptar el Conicet para crear la Red de Seguridad Alimentaria Argentina es la que impulsa desde 2010 un grupo de investigadores y docentes del Instituto de Genética Veterinaria Ing. Fernando Noel Dulout CCT La Plata-Conicet y la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNLP: el Programa Carnicerías Saludables, que se lanzó junto con la Municipalidad de Berisso y hoy funciona también en Luján y Tandil.

El programa incluye evaluaciones periódicas de las carnicerías para detectar la contaminación de la carne, los cuchillos, las manos de los empleados, la picadora y la mesada con las principales bacterias en la carne bovina: E. coli, Salmonella, Staphylococcus aureus y Listeria monocytogenes. En Berisso, donde el programa está más avanzado, mejoraron la manipulación y la limpieza en el 30% de las 86 carnicerías de esa localidad, y un 44% mantuvo su estado sanitario. Diez carnicerías recibieron la certificación municipal de “carnicería saludable”.

Además, la ONG Lucha contra el Síndrome Urémico Hemolítico (LuSUH) trabajó con los 4506 chicos de los 26 jardines de infantes de Berisso para formarlos en la prevención de las ETA.

“El objetivo (del programa) es generar un cambio cualitativo de las condiciones higiénico-sanitarias de las carnicerías y del producto comercializado en los municipios o las provincias que lo implementen”, explicó Gerardo Leotta, investigador adjunto del Conicet y profesor adjunto de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNLP. “El desafío es muy grande, aunque, como se demostró en Berisso, no es imposible”, dijo.

Informarse es clave. Por eso, la Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria de la Escuela de Nutrición de la UBA invita a participar activamente del Día Mundial de la Salud. Hoy, de 9.30 a 19, en el aula magna de la Facultad de Medicina (Paraguay 2155, CABA), habrá charlas y talleres con entrada gratuita. Los productores agreocológicos del país compartirán sus productos y quien complete la vuelta a la manzana de la facultad, se llevará una manzana orgánica como premio.

“Sería desastroso si los alimentos se volvieran inseguros para su consumo. Necesitamos trabajar mucho para evitarlo y podemos empezar alineando las políticas que rigen la agricultura, el comercio, la salud, la educación y la protección social para que toda la población acceda a una alimentación segura y saludable”, publicó Chan en noviembre pasado en la revista The Lancet cuando anticipó el tema elegido para este año.

NUEVA CLASIFICACIÓN DE LA OMS

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer de la OMS modificó la clasificación del glifosato y dos insecticidas, el malatión y el diazinón. Desde el mes pasado, estas sustancias organofosforadas para controlar las plagas en las cosechas son “probablemente” cancerígenas para el ser humano. El glifosato cuenta con “evidencia suficiente de carcinogenicidad” en estudios animales y “evidencia limitada” en seres humanos para el linfoma no Hodgkin. Lo mismo se aplica al malatión y el dizianón, pero también, respectivamente, para el cáncer de próstata y de pulmón. Los insecticidas tetraclorvinfos y paratión, en cambio, ahora son “posiblemente carcinogénicos” para el ser humano porque hay evidencia “convincente” de estudios animales de que causan cáncer, aunque la información es “insuficiente” para las personas.

CONSEJOS PARA TENER EN CUENTA

Inocuidad de los alimentos

Las enfermedades transmitidas por los alimentos suponen una importante carga para la salud. Millones de personas enferman y muchas mueren por consumir alimentos insalubres.

La inocuidad de los alimentos engloba acciones encaminadas a garantizar la máxima seguridad posible de los alimentos. Las políticas y actividades que persiguen dicho fin deberán de abarcar toda la cadena alimenticia, desde la producción al consumo. (Fuente OMS http://www.who.int/topics/food_safety/es/)

descarga (13)

Manual sobre las cinco claves para la inocuidad de los alimentos http://www.who.int/foodsafety/publications/consumer/manual_keys_es.pdf?ua=1

Plan de ación para la prevención de la obesidad en la niñez y en la adolescencia

53° CONSEJO DIRECTIVO
66a SESIÓN DEL COMITÉ REGIONAL DE LA OMS PARA LAS AMÉRICAS
Washington, D.C., EUA, del 29 de septiembre al 3 de octubre del 2014

Introducción
1. La obesidad en la niñez y la adolescencia ha alcanzado proporciones epidémicas
en la Región de las Américas.1,2 Aunque las causas de esta epidemia sean complejas y se
necesita más investigación, es mucho lo que se sabe acerca de sus consecuencias y de lo
que debe hacerse para detenerla. En los últimos diez años, muchos países de la Región
han implantado algunas medidas, por lo que ahora es el momento de que la Organización
Panamericana de la Salud (OPS) asuma la función de liderazgo a fin de unificar estos
esfuerzos y de brindar apoyo a los Estados Miembros por medio de una iniciativa
regional de salud pública.

Plan-de-Accion-para-la-Prevencion-de-la-Obesidad-en-la-Ninez-y-la-Adolescencia

Información de la OMS sobre arsénico en agua

Organización Mundial de la salud

Arsénico

Nota descriptiva N°372
Diciembre de 2012

Datos y cifras

  • El arsénico está presente de forma natural en niveles altos en las aguas subterráneas de varios países.
  • El arsénico es muy tóxico en su forma inorgánica.
  • Su mayor amenaza para la salud pública reside en la utilización de agua contaminada para beber, preparar alimentos y regar cultivos alimentarios.
  • La exposición prolongada al arsénico a través del consumo de agua y alimentos contaminados puede causar cáncer y lesiones cutáneas. También se ha asociado a problemas de desarrollo, enfermedades cardiovasculares, neurotoxicidad y diabetes.
  • La intervención más importante en las comunidades afectadas consiste en prevenir que se prolongue la exposición al arsénico implantando un sistema seguro de abastecimiento de agua potable.

Fuentes de exposición

El arsénico es un elemento natural de la corteza terrestre; ampliamente distribuido en todo el medio ambiente, está presente en el aire, el agua y la tierra. En su forma inorgánica es muy tóxico.

La exposición a altos niveles de arsénico inorgánico puede deberse a diversas causas, como el consumo de agua contaminada o su uso para la preparación de comidas, para el riego de cultivos alimentarios y para procesos industriales, así como al consumo de tabaco y de alimentos contaminados.

La exposición prolongada al arsénico inorgánico, principalmente a través del consumo de agua contaminada o comida preparada con esta y cultivos alimentarios regados con agua rica en arsénico puede causar intoxicación crónica. Los efectos más característicos son la aparición de lesiones cutáneas y cáncer de piel.

Consumo de agua y alimentos

El arsénico representa una amenaza importante para la salud pública cuando se encuentra en aguas subterráneas contaminadas. El arsénico inorgánico está naturalmente presente en altos niveles en las aguas subterráneas de diversos países, entre ellos la Argentina, Bangladesh, Chile, China, la India, México y los Estados Unidos de América. Las principales fuentes de exposición son: el agua destinada a consumo humano, los cultivos regados con agua contaminada y los alimentos preparados con agua contaminada.

Los pescados, mariscos, carnes, aves de corral, productos lácteos y cereales también pueden ser fuentes alimentarias de arsénico, aunque la exposición a través de estos alimentos suele ser muy inferior a la exposición a través de aguas subterráneas contaminadas. En el marisco, el arsénico está presente principalmente en su forma orgánica menos tóxica.

Procesos industriales

El arsénico se utiliza industrialmente como agente de aleación, y también para el procesamiento de vidrio, pigmentos, textiles, papel, adhesivos metálicos, protectores de la madera y municiones. El arsénico se emplea asimismo en los procesos de curtido de pieles y, en grado más limitado, en la fabricación de plaguicidas, aditivos para piensos y productos farmacéuticos.

Tabaco

Las personas que fuman tabaco también pueden estar expuestas al arsénico inorgánico que contiene el tabaco natural, ya que las plantas de tabaco absorben esencialmente el arsénico presente de forma natural en el suelo. Por otro lado, el riesgo de exposición al arsénico era mucho mayor hace unos años, cuando había costumbre de tratarlas con insecticidas a base de arseniato de plomo.

Efectos en la salud

El arsénico existe tanto en forma orgánica como inorgánica. Los compuestos de arsénico inorgánico (como los que se encuentran en el agua) son extremadamente tóxicos, en tanto que los compuestos de arsénico orgánico (como los que se encuentran en pescados y mariscos) son menos perjudiciales para la salud.

Efectos agudos

Los síntomas inmediatos de intoxicación aguda por arsénico incluyen vómitos, dolor abdominal y diarrea. Seguidamente, aparecen otros efectos, como entumecimiento u hormigueo en las manos y los pies o calambres musculares y, en casos extremos, la muerte.

Efectos a largo plazo

Los primeros síntomas de la exposición prolongada a altos niveles de arsénico inorgánico (por ejemplo, a través del consumo de agua y alimentos contaminados) se observan generalmente en la piel e incluyen cambios de pigmentación, lesiones cutáneas y durezas y callosidades en las palmas de las manos y las plantas de los pies (hiperqueratosis). Estos efectos se producen tras una exposición mínima de aproximadamente cinco años y pueden ser precursores de cáncer de piel.

Además de cáncer de piel, la exposición prolongada al arsénico también puede causar cáncer de vejiga y de pulmón. El Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) ha clasificado el arsénico y los compuestos de arsénico como cancerígenos para los seres humanos; el arsénico presente en el agua de bebida también ha sido incluido en esa categoría por el CIIC.

Entre los demás efectos perjudiciales para la salud que se pueden asociar a la ingesta prolongada de arsénico destacan los que siguen: problemas relacionados con el desarrollo, neurotoxicidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares. En China (Provincia de Taiwán), la exposición al arsénico se ha vinculado a la «enfermedad del pie negro», una afección grave de los vasos sanguíneos que causa gangrena. Sin embargo, esta enfermedad no se ha observado en otras partes del mundo; es posible que la malnutrición contribuya a su desarrollo.

Magnitud del problema

La contaminación por arsénico de las aguas subterráneas es un problema muy extendido; varias regiones presentan niveles importantes de consumo de agua contaminada.

En Bangladesh el arsénico ha cobrado gran protagonismo desde que se descubrió, en los años noventa, que este elemento está ampliamente presente en el agua de los pozos. Desde entonces, se han logrado notables progresos, y el número de personas expuestas al arsénico en niveles superiores a los permitidos por las normas nacionales de calidad del agua potable ha disminuido en alrededor de un 40%. Pese a estos esfuerzos, se estima que el número de personas con riesgo de exposición a concentraciones de arsénico superiores a la norma nacional de 50 μg/litro y al valor guía de la OMS de 10 ug/litro ronda en Bangladesh los 20 millones y los 45 millones de personas, respectivamente.

Los síntomas y signos asociados a elevados niveles de exposición prolongada al arsénico inorgánico difieren entre las personas, los grupos de población y las zonas geográficas. No existe pues una definición universal de las enfermedades causadas por el arsénico, lo que complica la evaluación de su carga para la salud.

De modo análogo, no existe tampoco un método para distinguir los casos de cáncer causados por arsénico de los inducidos por otros factores, por lo que se carece de una estimación fiable de la magnitud del problema a nivel mundial.

En 2010, el Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios reevaluó los efectos del arsénico en la salud humana, a la luz de los nuevos datos disponibles. Una de sus conclusiones fue que en el caso de algunas regiones del mundo donde las concentraciones de arsénico inorgánico en el agua de bebida superan los 50-100 μg/litro hay cierta evidencia de efectos adversos. En otras regiones, donde las concentraciones de arsénico en el agua son elevadas aunque no tanto (10-50 μg/litro) el Comité concluyó que, si bien existe el riesgo de efectos adversos, estos presentarían niveles de incidencia bajos, que serían difíciles de detectar dentro de un estudio epidemiológico.

Prevención y control

La intervención más importante en las comunidades afectadas consiste en prevenir que se prolongue la exposición al arsénico implantando un sistema seguro de abastecimiento de agua potable destinada al consumo como agua de bebida, a la preparación de alimentos y al riego de los cultivos alimentarios. Existen diversas opciones para reducir los niveles de arsénico en el agua potable.

  • Sustituir las fuentes de abastecimiento con elevados niveles de arsénico, por ejemplo aguas subterráneas, por fuentes de abastecimiento con bajos niveles de arsénico y microbiológicamente seguras, por ejemplo agua de lluvia o aguas superficiales debidamente tratadas. Una opción es reservar el agua con bajos niveles de arsénico para beber, cocinar y regar y utilizar el agua con mayor concentración para otros fines, por ejemplo para bañarse o lavar la ropa.
  • Discriminar entre las fuentes de abastecimiento con altos niveles de arsénico y las fuentes con bajos niveles de arsénico. Por ejemplo, analizar los niveles de arsénico en el agua y pintar los pozos canalizados o las bombas de mano de diferentes colores. Esto puede ser una solución eficaz y económica para reducir rápidamente los niveles de exposición, siempre que vaya acompañada de la oportuna campaña educativa.
  • Mezclar agua con bajos niveles de arsénico con agua de concentración más elevada a fin de conseguir más cantidad de agua con un nivel de concentración aceptable.
  • Instalar sistemas de eliminación del arsénico – ya sea de manera centralizada o a nivel doméstico – y asegurar que el arsénico eliminado se someta a un tratamiento de residuos adecuado. Entre las tecnologías que permiten eliminar el arsénico destacan la oxidación, la coagulación-precipitación, la absorción, el intercambio de iones y diversas técnicas de membranas. Existe un número cada vez mayor de opciones eficaces y económicas para eliminar el arsénico en las fuentes de abastecimiento de agua a pequeña escala o de tipo doméstico.

Se precisan asimismo intervenciones a largo plazo para reducir la exposición ocupacional asociada a diversos procesos industriales.

La educación y la participación de la comunidad son factores fundamentales para asegurar que las intervenciones den buen resultado. Es necesario que los miembros de cada comunidad comprendan los riesgos asociados a la exposición a altos niveles de arsénico y las fuentes conexas, como la ingesta de arsénico a través de cultivos alimentarios (por ejemplo, el arroz) regados con agua contaminada o a través de alimentos cocinados con agua contaminada.

También es primordial someter a las poblaciones de alto riesgo a un seguimiento continuo para detectar los signos tempranos de la intoxicación por arsénico, que suelen presentarse en forma de problemas dermatológicos.

Respuesta de la OMS

El arsénico es una de las 10 sustancias químicas que la OMS considera más preocupantes para la salud pública. Los esfuerzos de la Organización por reducir la exposición al arsénico incluyen el establecimiento de valores guía, el examen de los datos científicos disponibles y la formulación de recomendaciones para la gestión de los riesgos. La OMS ha definido un valor guía para el arsénico en sus Guías para la calidad del agua potable cuya finalidad es servir en el mundo entero de base para las tareas de reglamentación y normalización en esta esfera. En estos momentos, el límite recomendado para la concentración de arsénico en el agua potable es de 10 μg/l, aunque este valor de referencia se considera provisional dadas las dificultades de medición y las dificultades prácticas relacionadas con la eliminación del arsénico del agua de bebida. Cuando hay problemas para respetar el valor guía, los Estados Miembros pueden establecer límites más elevados teniendo en cuenta las circunstancias locales, los recursos disponibles y los riesgos asociados a fuentes con bajos niveles de arsénico contaminadas microbiológicamente.

1 Flanagan, SV, Johnston RB and Zheng Y (2012). Arsenic in tube well water in Bangladesh: health and economic impacts and implications for arsenic mitigation.Bull World Health Organ 90:839-846.

http://www.who.int/topics/arsenic/es/

Semana mundial de la lactancia: mitos y temores a la hora de amamantar a un recién nacido

Resonancias magnéticas, anticonceptivos y otras dudas al dar el pecho; especialistas las aclaran

Por   | LA NACION

El primer alimento natural que recomiendan los médicos tome una persona al nacer es la leche materna, clave para no desarrollar enfermedades a futuro y así tener un mejor crecimiento. Con el simple acto de amamantar a un recién nacido, por lo menos hasta los seis meses, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Unicef destacan durante la Semana Mundial de la Lactancia, que se celebra del 1 al 7 de este mes, se podrían evitar hasta 1, 3 millones de muertes por año.

Según los datos del último estudio de Situación de la Lactancia Materna en Argentina de 2011, elaborado por la cartera sanitaria nacional, el 60% de los bebes de dos meses se alimenta con lecha materna exclusivamente, proporción que se reduce al 45% al cuarto mes y al 30% a los seis meses de edad.

La leche humana tiene más de 370 componentes específicos que inmunizan al bebe tanto de enfermedades inmediatas como futuras, aseguraron especialistas quienes, junto al Ministerio de Salud de la Nación, promueven la lactancia exclusiva durante los primeros 6 meses y hasta los dos años complementándola con alimentos.

“Amamantar también protege a las mujeres porque previene enfermedades como el cáncer de mama, la diabetes y el síndrome metabólico, entre otros. A su vez, después de los seis meses se deben incorporar otros alimentos para que el niño siga creciendo bien, y es beneficioso continuar la lactancia materna todo lo más posible incluso hasta los dos años”, sostuvo Zulma Ortiz, especialista en Salud de Unicef Argentina, que impulsa la campaña “Dar la teta es dar lo mejor de vos”.

 

Se lucha para evitar prematuramente la interrupción del amamantamiento. A parte de por algún problema de salud específico de la madre, suelen ser los tiempos cortos y la vida vertiginosa que viven muchas mujeres que dieron a luz lo que corta la lactancia materna. A los pocos meses deben volver a trabajar y eso es lo que los promotores de la lactancia materna buscan evitar con campañas como esta.

Embarazo y anticoncepción durante el puerperio

Tras dar a luz, la mujer vuelve a enfrentarse a grandes cambios físicos, psicológicos y sociales, donde la maternidad comienza a ocupar la mayor parte de su atención.

Durante la etapa del puerperio, en el que la mujer experimenta un periodo de intensos cambios hormonales, la posibilidad de quedar o no embarazadas es una de las grandes incógnitas que circulan en el universo femenino.

 

La leche humana tiene más de 370 componentes específicos que inmunizan al bebe tanto de enfermedades inmediatas como futuras

Luego del nacimiento del bebe, el cuerpo materno necesita de un tiempo prudencial (usualmente seis u ocho semanas) para que sus hormonas y el aparato reproductor vuelvan a las condiciones pre-gestacionales. Durante este periodo, llamado puerperio o cuarentena, los médicos aconsejan que no se mantengan relaciones sexuales hasta pasados cuarenta días después del parto, debido a que pueden presentarse algunas dificultades para llevar a cabo una relación sexual satisfactoria, con dolor de mamas, eventuales desgarros, sequedad vaginal, grietas en los pezones entre otras.

“En la actualidad, debido a la innovación científica y tecnológica, existen métodos anticonceptivos que dan la posibilidad a las mujeres de cuidarse mientras están amamantando, sin afectar el desarrollo infantil”, afirmó a LA NACION el doctor Julio Seoane, médico ginecólogo y obstetra, que enumeró cuatro métodos seguros.

 

  • Método de la lactancia-amenorrea (MELA): la lactancia materna, por sí sola, como método de planificación familiar puede proveer protección efectiva contra el embarazo por los primeros 6 meses después del parto, pero deben darse las siguientes condiciones: el niño debe ser menor de 6 meses de edad; la mujer no debe haber tenido su primer período menstrual después del parto (amenorrea), aclarando que el sangrado de los primeros 56 días – u ocho semanas – después del parto no se considera sangrado menstrual; el bebé deber recibir leche materna de forma exclusiva, y la lactancia, tanto diurna como nocturna, se debe producir cada 3 horas.

“Cuando el bebé ha llegado a los seis meses de edad la mujer debe comenzar a utilizar otro método anticonceptivo, dado que la lactancia-amenorrea deja de ser efectiva, agregó Seoane, asesor médico de Salud Femenina de Laboratorio Bayer.

 

  • Anticonceptivos orales sólo de progestágeno: la minipíldora. Al contener solamente muy bajas dosis de progesterona, es el método ideal para utilizar durante la lactancia, ya que no reduce la cantidad ni la calidad de la leche materna. Se recomienda comenzar la toma seis semanas después del parto. Si los períodos menstruales han vuelto, puede comenzar a tomarse la minipíldora en cualquier momento, siempre y cuando no esté nuevamente embarazada, por ejemplo, el primer día del ciclo menstrual. Debe ingerirse todos los días a la misma hora y, si se produce un olvido, la toma no debe pasar las tres horas. Si el retraso es mayor, deben usarse condones o espermicidas por siete días. Se trata de un método reversible que, cuando se suspende la toma, se recupera la fertilidad inmediatamente. Su alta eficacia del 99,5% lo hace muy seguro durante la lactancia.

 

  • Condón o preservativo: otra opción para las mujeres que están lactando es el uso del preservativo. Su eficacia depende de que se lo use en forma correcta y consistente, variando entre el 86% y el 97%.

 

  • Dispositivo Intrauterino – DIU: También conocido como espiral, es otro método anticonceptivo seguro durante la lactancia. Se recomienda aplicarlo a 45 días del posparto y realizar controles médicos periódicos con el ginecólogo para asegurar su correcta inserción. La presencia del cobre del DIU dentro del útero inhibe la movilidad de los espermatozoides impidiendo que alcancen al óvulo y lo fertilicen. Su colocación debe realizarla un ginecólogo, quién deberá controlarlo periódicamente. Su eficacia es de entre el 98 y 99%.

 

  • Endoceptivo o Sistema Intrauterino de Progesterona (SIU): consiste en un método que, colocado en la cavidad uterina, libera muy bajas dosis hormonales que espesan el moco del cuello uterino, impidiendo la penetración de los espermatozoides en el útero. Tiene forma de una pequeña T y es una opción anticonceptiva eficaz durante la lactancia, ya que dispone de una alta eficacia (99,8%) y su protección se extiende durante cinco años.

“Ninguno de estos métodos afecta la lactancia materna o representa riesgo alguno para el bebé, pero para poder decidir cuál es el método anticonceptivo más idóneo para cada mujer y en cada etapa, se recomienda consultar a un médico especialista”, remarcó Seoane.

Diagnóstico por imágenes durante la lactancia

A lo largo de toda la etapa de lactancia materna, es posible que la madre necesite someterse a alguna prueba diagnóstica como tomografía, resonancia magnética o radiografía convencional. En algunos casos y de acuerdo a patología en estudio, será necesario el uso de contraste oral o endovenoso.

“Hoy, y gracias a los avances en el diagnóstico por imágenes, las madres pueden someterse a estas pruebas ya que el riesgo para el lactante es tan ínfimo que, teniendo en cuenta el costo beneficio, no se aconseja dejar de amamantar. Y se puede retomar la lactancia desde el primer momento después de la prueba”, sostuvo el doctor Juan Mazzuco, director médico de Argus Diagnóstico Médico .

“En el caso de la tomografía, sólo una pequeñísima parte del yodo pasa a la leche materna y durante muy poco tiempo, ya que el contraste se elimina pronto del organismo, no se metaboliza y es inerte”, remarcó Mazzuco.

Respecto a la resonancia magnética, el especialista comentó que el contraste más utilizado es el gadolinio, totalmente compatible con la lactancia materna ya que no acarrea ningún riesgo para el lactante. Durante las pocas horas que estos contrastes están presentes en la leche materna, puede existir algún cambio en el sabor que se asocie a rechazo por parte del bebe. Si eso ocurre, puede interrumpirse la lactancia por 12-24 hs y retomarla posteriormente. Para las madres muy preocupadas por esta circunstancia es posible anticiparse y obtener previamente un stock con un saca leche.

“Con respecto a los rayos X usados para las radiografías comunes, a diferencia de lo que se pensaba, tampoco existe ningún riesgo para la madre lactante ni para el bebé, ya que estos no se quedan en el cuerpo de la madre, simplemente la traspasan y por tanto no se acumularán de ninguna forma en las mamas. También son compatibles otras pruebas como las mamografías en caso de ser necesarias durante el periodo de lactancia”, puntualizó.

Sólo en el caso de ciertos contrastes que contienen isótopos radioactivos para los estudios centellográficos, algunos profesionales aconsejan, ante la falta de casos y conocimiento sobre cómo pueden actuar sobre el bebe, que se posponga la lactancia y se descarte esa leche en un periodo de tiempo que puede variar desde las 6 horas hasta varias semanas dependiendo del contraste que usen.

Pacientes con Tuberculosis, pueden amamantar

“La Tuberculosis se transmite por vía aérea y no por contagio de leche materna. Como enfermedad infecciosa que es, afecta principalmente a los pulmones, pero puede diseminarse a otros órganos. Los gérmenes de esta enfermedad se propagan de una persona enferma a otra sana a través del aire; cuando tose, estornuda o ríe”, afirmó la doctora Susana Nahabedian, médica especialista en neumonología y clínica médica.

“En la mujer embarazada, la demora en el diagnóstico, en general, obedece a que la mayoría de los síntomas son totalmente inespecíficos (cansancio, falta de apetito, pérdida de peso) y muchas veces son atribuidos a malestares propios del embarazo. La tos puede no estar presente, sobre todo cuando se trata de enfermedad tuberculosa fuera de los pulmones”, completó Nahabedian, presidentea de la Sociedad de Tisiología y Neumonología de la provincia de Buenos Aires . (Stnba).

La experta afirma que, en caso de diagnosticarse tuberculosis, la medicación antibiótica es segura si es administrada a la mujer gestante y el tratamiento tiene una duración de 6 a 9 meses, según consideración del médico tratante.

“Durante la lactancia, la tuberculosis se transmite principalmente por vía aérea y no se describe contagio por leche materna, pero si la madre es bacilífera (elimina bacterias al toser o expectorar) debe comenzar tratamiento rápidamente y cubrirse la boca con un barbijo cuando da el pecho. Hay algunos profesionales que opinan que es mejor suspender el amamantamiento hasta dos semanas después del inicio del tratamiento materno”, puntualizó Nahabedian.

Lactancia materna, clave para evitar más de un millón de muertes por año

La leche humana tiene más de 370 componentes que inmunizan al bebe de enfermedades, recordaron especialistas en la Semana Mundial de la Lactancia

Por   | LA NACION

Como una cruzada mundial para ponderar el primer alimento natural de una persona al nacer y a la vez para fomentar el amamantamiento y así tomar conciencia de que con ese simple acto se pueden evitar hasta 1, 3 millones de muertes por año, es que se celebra del 1 al 7 de este mes la Semana Mundial de la Lactancia Materna, instaurada en 1992 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Unicef .

La leche humana tiene más de 370 componentes específicos que inmunizan al bebe tanto de enfermedades inmediatas como futuras, aseguraron especialistas quienes, junto al Ministerio de Salud de la Nación, promueven la lactancia exclusiva durante los primeros 6 meses y hasta los dos años con alimentos.

“La leche humana tiene más de 370 componentes específicos protectores del bebe tanto de enfermedades inmediatas como de las alejadas, incluso en la adultez; por lo tanto, durante los primeros seis meses tiene todo lo que el bebe necesita”, aseguró Zulma Ortiz, especialista en Salud de Unicef Argentina.

“Amamantar también protege a las mujeres porque previene enfermedades como el cáncer de mama, la diabetes y el síndrome metabólico, entre otros. A su vez, después de los seis meses se deben incorporar otros alimentos para que el niño siga creciendo bien, y es beneficioso continuar la lactancia materna todo lo más posible incluso hasta los dos años”, sostuvo Ortiz, que desde Unicef impulsa la campaña “Dar la teta es dar lo mejor de vos”.

La leche materna, vital hasta los seis meses

El Ministerio de la Salud de la Nación comunica que lo mejor para el recién nacido es la lactancia materna desde el nacimiento y hasta los 6 meses en forma exclusiva, y complementada con otros alimentos a partir de esa edad y hasta los 2 años o más. Según los datos del último estudio de Situación de la Lactancia Materna en Argentina de 2011, elaborado por la cartera sanitaria nacional, el 60% de los bebes de dos meses se alimenta con leche materna exclusivamente, proporción que se reduce al 45% al cuarto mes y al 30% a los seis meses de edad.

 
Los beneficios de la lactancia materna son para el bebe y su madre. Foto: Archivo 

De esta manera, se aprecia que las tasas de lactancia son altas al comienzo pero van disminuyendo a medida que el bebe crece, por razones no médicas que podrían ser evitadas, como la finalización de la licencia por maternidad de las mujeres que trabajan fuera del hogar, la publicidad de leches artificiales y consejos errados que a veces ofrecen familiares o amigos sin conocer el perjuicio que esto le puede causar al bebe.

Este año, el lema de la semana es “Apoyo a las madres que amamantan: Cercano, continuo y oportuno”, que busca generar conciencia no sólo en la mujer, sino en todo el entorno y en la sociedad para que se favorezca el hecho de “dar la teta” y se derriben prejuicios.

En una reciente encuesta realizada por el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires , se revela que la mitad de las mujeres bonaerenses dan de mamar a sus hijos hasta los 6 meses en forma exclusiva, tal como lo recomienda la OMS.

“Hace unos tres años observábamos que de cada 10 madres sólo 3 o 4 amamantaban hasta los 6 meses. Hoy son entre 5 y 6 de cada diez las que lo hacen en forma exclusiva: hay una tendencia creciente y auspiciosa, una mayor conciencia de que la leche de madre es el alimento perfecto”, explicó el ministro de Salud provincial, Alejandro Collia, al difundir el estudio sobre 36.541 madres de niños menores de dos años. Otro dato alentador es que casi el 60 por ciento de los niños entre 12 a 15 meses son alimentados con pecho y otros alimentos.

Después de los seis meses de amamantamiento y ante posibles deficiencias de ciertos nutrientes en la alimentación y, por otro lado, debido a los beneficios que aportan las mismas algunos complejos alimentarios, los pediatras y nutricionistas recomiendan el consumo de nutrientes como el DHA (Ácido Docosahexaenoico), que es una grasa de la familia de los Omega 3 y se encuentra naturalmente en la leche materna, pero desde hace un tiempo también en las fórmulas infantiles.

Estudios internacionales comprobaron que el DHA es uno de los componentes más importantes porque resulta fundamental para el desarrollo cognitivo y visual de los niños en etapa lactante. Asimismo, estudios han comprobado que el DHA aporta hasta el 97% de los Omega 3 en el cerebro y hasta el 93% en la retina.

Asegurar la supervivencia del chico

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la lactancia materna es una de las formas más eficaces de asegurar la salud y la supervivencia de los niños, ya que aporta nutrientes y contiene anticuerpos que ayudan a proteger a los lactantes de enfermedades frecuentes de la infancia como la diarrea y la neumonía. Además, beneficia a las madres: ayuda a perder peso después del parto, reduce el riesgo de diabetes tipo 2, de cáncer de mama y de ovario, y disminuye el riesgo de anemia.

Prácticamente todas las mujeres pueden amamantar, siempre que dispongan de buena información y del apoyo de su familia, del sistema de salud, en su trabajo y lugar de estudio. La directora de la OPS, Carissa Etienne, abogó por que “todos los sectores de la sociedad se comprometan a redoblar sus esfuerzos en apoyo de las madres que amamantan, para que ellas y sus bebes puedan gozar de los muchos beneficios de la lactancia materna.

“Para un recién nacido es muy importante alimentarse con leche materna, porque ésta contiene nutrientes en cantidades ideales para el bebe. Por ejemplo contiene proteínas que el bebe puede digerir fácilmente. La cantidad de proteínas que tiene la mamá en su leche es perfecta para el crecimiento del niño y para un buen desarrollo del sistema nervioso”, afirmó la doctora Marisa Breton, médica neonatóloga del hospital Privado de Niños.

“La leche materna también tiene lípidos que, caso contrario a las proteínas, sí se ven afectados por la dieta de la mamá. Estos lípidos contienen ácidos grasos de cadena larga que favorecen el desarrollo neurológico del bebe. Además la leche materna tiene un alto contenido de hierro (absorbe muy bien en el intestino del bebe), en comparación con las leches de fórmula. También tiene anticuerpos de la madre (inmunoglobulinas) que pueden evitar infecciones en el bebe”, completó Bretón.

Consejos para el amamantamiento

 

  • Cuando el bebe está bien prendido no debería sentirse dolor, y si él mismo queda satisfecho con cada toma quiere decir que está prendiendo bien. Otra manera de darse cuenta es el pezón, si éste no se lastima ni queda deformado cuando se quita al bebe, quiere decir que el amamantamiento es correcto.

 

  • En cuanto a las posturas no hay una ideal, lo mejor es ir rotando. Aunque sí es recomendable mejorar la postura, la mamá tiene que estar bien sentada y usar almohadones para estar cómoda, los lugares tranquilos son ideales para que esté relajada y pueda amamantar sin sentirse incomoda. Los almohadones para amamantar pueden ayudar a posicionar al bebe en el pecho.

 

  • Entre toma y toma, lo mejor es ir cambiando al bebe de posición, es decir, que se alterne el pecho del cual amamanta.

 

  • Cuando una mamá tiene poca leche, tiene que tomar mucho líquido, comer saludable, respetar todas las comidas, y descansar. Tiene que seguir prendiendo al bebe del pecho, porque eso es lo que sostiene el estimulo hormonal.

 

  • Si la mamá produce mucha leche, se puede conservar a temperatura ambiente durante 6 horas, en la heladera, no en la puerta, sino en el interior se puede guardar durante 48 horas, y en el freezer 6 meses.

 

  • Si la mamá tuviera el pezón invertido también puede dar la teta. Para contrarrestar el invertido hay instrumentos que ayudan a corregir el pezón, son recomendables las pezoneras y los casquillos formadores.

 

  • Un bebe puede rechazar la teta, pero también se puede trabajar para que no la rechace. A veces sucede porque tiene mucha leche o porque tiene poca, y a veces puede rechazar un solo pecho y el otro no.

 

  • Si se lo alimenta con mamadera el bebe se acostumbra al flujo de leche y a la forma de succionar, y le cuesta mucho volver al pecho. La formula le da más saciedad porque es mayor la cantidad le líquido que toma.
 
Foto: Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires

El alimento perfecto

Estos son algunos de los beneficios de la lactancia materna para el bebé:

 

  • – El calostro, lo primero que recibe el bebé al ser amamantado es considerado la “primera vacuna” porque funciona como una potente inyección de defensas contra múltiples enfermedades.

 

  • – Disminuye el riesgo de muerte súbita: provee aminoácidos que evitan las apneas (falta de ingreso de oxígeno al organismo) y genera microdespertares.

 

  • – La leche materna es la alimentación óptima para el bebé porque proviene de su misma especie.

 

  • – Evita la aparición de asma, silbidos de pecho e infecciones respiratorias.

 

  • – Protege la visión, estimula los movimientos intestinales y esto ayuda a eliminar las sustancias que provocan ictericia (tinte amarillento en la piel)

 

  • – La lactancia materna mejora el vínculo madre-hijo y el desarrollo intelectual del niño

 

  • – Además es combustible para el desarrollo del sistema nervioso central del bebé.

Y los beneficios para la madre:

 

  • – En el posparto la succión del bebé produce una hormona que genera contracciones en el útero. Éstas previenen las hemorragias y ayudan a disminuir la inflamación.

 

  • – Las madres que amamantan pierden el peso ganado durante el embarazo más rápido que las que dan mamaderas.

 

  • – Amamantar reduce el riesgo de que la madre desarrolle cáncer de mama y ovario.

 

  • – Disminuye el desarrollo de osteoporosis en la mujer adulta

 

  • – Evita el desarrollo de anemia

 

  • – La lactancia propicia una interacción única entre la madre y su bebé, una automática cercanía con contacto piel a piel que permite llevar un especial estilo de crianza.

NutriRed.org impulsa una campaña sobre la lactancia materna

lm-final

BUENOS AIRES, julio de 2013 –  NutriRed.org, el sitio web que vincula a personas, organizaciones y empresas comprometidas con la desnutrición infantil, impulsa la Campaña de Lactancia Materna 2013 en alianza con trece organizaciones de la sociedad civil. Bajo el lema “Tejiendo redes se nutren vidas” Francisco Okecki, Presidente de NutriRed.org, convocó a diversas ONG para contribuir a difundir la importancia de la lactancia materna.

La semana mundial de la lactancia materna fue instaurada oficialmente por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y por el Foro de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en 1992. En la actualidad es el movimiento social más extendido en defensa de la lactancia materna. Se celebra del 1 al 7 de agosto y participan más de 120 países.

El fundamento principal es que la leche materna es el mejor alimento para el recién nacido ya que previene enfermedades, favorece el desarrollo emocional, psicomotor y social del niño; además de que ayuda a su salud, bienestar, practicidad y economía de la madre.

Es importante rescatar el trabajo en red que involucró la participación activa de: Fundación de Lactancia Materna (FUNDALAM), Liga de La Leche, Fundación CONIN, Consejo Publicitario Argentino, Fundación de Endocrinología Infantil, Universidad de Maimónides, Nutrición 10 Hambre Cero, Techo, Red de Comunidades Rurales, Responde.org, Fundación Horacio Zorraquín, Sembrar Valores y Red para el Desarrollo Integral del Niño y la Familia.

NutriRed.org extendió su alcance a dispositivos móviles para llegar a un público aún más masivo. En su sitio ofrece información técnica a cargo de profesionales de la salud, testimonios de madres, avisos publicitarios y consejos prácticos para sumarse a la lactancia materna.

 

Acerca de NutriRed.org

NutriRed.org es un emprendimiento sin fines de lucro, respaldado por un grupo de profesionales y empresarios de diversas áreas. Es un punto de encuentro para numerosas organizaciones privadas que trabajan en la lucha contra la desnutrición infantil.

Para mayor información contactarse al mail info@nutrired.org o en la página web www.nutrired.org.

 

Contacto de prensa:

 

Teresa Okecki

teresa@okpress.com.ar

(011) 4815-7546

(011) 15- 6558- 8488

 

Natalia Mallo

natalia@nutrired.org

(011) 15-3114-7717

 

Karina Gonzalo

karina@nutrired.org

(011) 15-6362-7888

 

Semana Mundial de la Lactancia Materna – 1-7 de agosto de 2012

Del 1 al 7 de agosto se celebra en más de 170 países la Semana Mundial de la Lactancia Materna, destinada a fomentar la lactancia materna, o natural, y a mejorar la salud de los bebés de todo el mundo. Según la Alianza Mundial pro Lactancia Materna, coordinadora de los eventos, la lactancia natural es el mejor modo de proporcionar al recién nacido los nutrientes que necesita. La OMS la recomienda como modo exclusivo de alimentación hasta los seis meses de edad.

Con la Semana Mundial se conmemora la Declaración de Innocenti, formulada por altos cargos de la OMS y el UNICEF en agosto de 1990 con el fin de proteger, promover y respaldar la lactancia materna.