Tag

Observatorio de la Maternidad

Anuario 2014 del OM: Jóvenes en la Argentina. Oportunidades y Barreras para su desarrollo.

ANUARIO2014web6

Anuario 2014 del Observatorio de la Maternidad: Jóvenes en la Argentina. Oportunidades y Barreras para su desarrollo.

 

Bebés: investigación revela que no alimentan bien a 3 de cada 5 bebés en Argentina

Una investigación del Observatorio de la Maternidad publicada en el diario La Nación, informa que el 25 % de los bebés ya come sólidos al cuarto mes, a pesar de que no está recomendado por la OMS.

Una radiografía de la alimentación de los bebes durante los primeros seis meses de vida demuestra que todavía 3 de cada 5 chicos no son alimentados según las recomendaciones internacionales a las que adhiere nuestro país.
Eso quiere decir, por ejemplo, que al cuarto mes el 25% de los bebes comienzan a recibir alimentos sólidos como galletitas, puré de verduras o frutas, yogur y pan. Esto, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), no hace otra cosa que desplazar a la leche materna, que es altamente nutritiva y fácil de digerir para el bebe, sin mejorar el crecimiento infantil.
“El Ministerio de Salud, la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) y los organismos internacionales como la OMS y Unicef recomiendan alimentar a los bebes menores de seis meses exclusivamente con leche materna e incorporar recién a partir de esa edad otros alimentos oportunos, continuando la lactancia hasta los dos años de vida de los chicos. Esto previene enfermedades infecciosas (esencialmente la diarrea), que pueden provocar incluso la muerte y son causadas por microorganismos dañinos que ingresan en el organismo del lactante mediante la ingestión de agua, otros líquidos y alimentos”, explicó a LA NACION la licenciada Carina Lupica, directora ejecutiva del Observatorio de la Maternidad.
Esta ONG acaba de publicar un informe sobre la situación de la lactancia materna en la Argentina, a partir de los datos recolectados en la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud. Allí, Lupica y Lucrecia Jócano concluyen que, aunque en los últimos años la práctica de la lactancia mejoró, “aún estamos lejos de cumplir con tres recomendaciones” fundamentales: lactancia materna exclusiva los primeros seis meses; incorporación de otros alimentos sólo a partir del sexto mes, y lactancia materna parcial (frecuente y a libre demanda) hasta los dos años o más.
En la práctica, eso se traduce en que el 95% de los bebes recibe la leche materna como primera alimentación, pero ese ideal nutricional ya disminuye 40% en los dos primeros meses y continúa cayendo hasta que, a los seis meses, sólo es amamantado el 36% de los bebes (ver infografía).
En tanto, la introducción de los alimentos sólidos se duplica entre el cuatro y el quinto mes de vida: el 25% de los bebes recibe comida complementaria al cuarto mes y el 50% un mes más tarde, a diferencia de las recomendaciones internacionales y nacionales. Esos alimentos incluyen puré de verduras cocidas y frutas, yogur, pan y galletitas, jugos, té y agua.

“Las últimas encuestas nutricionales no son tan alentadoras en cuanto a la práctica de la lactancia, que es una herramienta muy económica y, a la vez, muy poderosa para la salud del bebe (por ejemplo, fortalece su sistema inmunológico). Es por eso que, en los primeros seis meses, la alimentación del bebe debe ser sin agua, tecitos u otros líquidos (ni sólidos)“, dijo ante periodistas la licenciada Paola de los Santos, puericultora y asesora de la Fundación Dando a Luz, durante una presentación en la última Semana Mundial de la Lactancia.

Según el informe del Observatorio de la Maternidad, las mujeres abandonan la lactancia a los siete meses de vida del bebe en promedio (el 25% la suspende al cuarto mes). Los motivos varían a medida que pasan los meses. “Me quedé sin leche” es la explicación materna en el 54% de los abandonos de la lactancia hasta el tercer mes de vida del bebe y en el 47% de los casos, hasta el sexto mes.

Sin embargo, es muy bajo el porcentaje de mujeres con ese problema por causas fisiológicas; en la mayoría de los casos ocurre porque ignoran que la succión del bebe aumenta la producción de leche. De hecho, no es una respuesta nueva. Hace dos años, ya lo había planteado la pediatra Mónica Waisman durante el 6° Congreso Argentino de Lactancia Materna, organizado por la SAP.

“Desde el punto de vista de salud pública, en la Argentina, el principal problema de lactancia no es su no iniciación, sino la corta duración de la lactancia materna exclusiva y el alto porcentaje de lactantes destetados prematuramente -planteó entonces la pediatra-. El rápido descenso de la prevalencia de la lactancia materna y la lactancia materna exclusiva, desde el alta de maternidad hasta el 2° y 4° mes, es una evidencia epidemiológica de la necesidad de sostener políticas de estímulo y protección de la lactancia materna en el puerperio y en la atención neonatal/pediátrica.”

Otros motivos del abandono de la lactancia que citan las mujeres son la necesidad de salir a trabajar, aunque la ley laboral vigente protege la lactancia, y la indicación del médico. Sorprendentemente, eso le ocurre al 5% de las mujeres antes del tercer mes de vida del bebe; al 4% entre el 4° y 6° mes; al 10% entre el 7° y 9° mes, y al 13% hasta el año de vida.


200 Son sus componentes

  • Entre ellos incluye azúcares, anticuerpos, interferón gamma, ácidos grasos, proteínas, células blancas y carbohidratos.

2 Veces más lactosa

  • La leche materna tiene cuatro veces menos proteínas que la leche de vaca, pero duplica el contenido de lactosa de la que procede de los bovinos.

37° Es su temperatura

  • Está siempre disponible, sin necesidad de calentarla. Su cantidad y composición se adaptan a las necesidades del bebe a medida que crece.

20 Semanas de la Lactancia

  • Hace veinte años, a partir de las investigaciones en torno de la leche materna, se realizó un acuerdo internacional para promover la lactancia materna.

 

Fuente: La Nación

Lactancia materna: disminuye casi un 40% en los primeros dos meses de vida

Fomentar la cultura de la lactancia en la sociedad debe ser una responsabilidad compartida entre los distintos actores y ámbitos de la sociedad. Esto cobra mayor relevancia al observar el impacto de la lactancia materna en la prevención de la desnutrición y mortalidad infantil en el corto plazo, y en el desarrollo de las capacidades humanas de esos niños en el futuro.

La lactancia materna es reconocida como la forma óptima de alimentación temprana ya que contiene la combinación ideal de grasas, azúcares, proteínas y minerales.

Entre sus principales ventajas se incluyen la fácil digestión; su alto valor nutritivo; su potencial inmunológico y la consecuente reducción de la morbilidad-mortalidad infantil, causadas por enfermedades diarreicas y enfermedades respiratorias agudas como la neumonía.

En especial, la leche materna tiene un impacto profundo en el salvataje de vidas de aquellos con una muy alta vulnerabilidad: los recién nacidos prematuros y con bajo peso al nacer, ya que al nacimiento su sistema inmune no se encuentra completamente desarrollado. De esta manera, la lactancia materna es una herramienta poderosa y económica para mejorar la salud y las tasas de supervivencia infantil, y no practicarla representa un factor de riesgo importante para los niños de padecer enfermedades crónicas y agudas e incluso de morbilidad y mortalidad infantil. Por su parte, las madres que no amamantan tienen mayores riesgos de sufrir cáncer de seno y ovario, sobrepeso después del parto, y tener intervalos cortos entre sus embarazos.

Asimismo, la leche materna es mucho más que alimento. Al amamantar se desencadenan en la madre y el niño hormonas queestimulan el apego y contribuyen a un vínculo estrecho entre ambos, necesario para el desarrollo emocional, físico e intelectual del recién nacido. Respecto a esto último, se ha comprobado que la l actancia materna mejora el desempeño mental de los niños: aquellos que han sido amamantados durante seis a nueve meses, tienen un coeficiente intelectual que supera en unos 6 puntos al de los amamantados durante menos de un mes. Este sólido hallazgo ha provocado que algunas personas denominen a la leche materna como “leche más inteligente”. Los lactantes alimentados exclusivamente con leche materna durante seis meses, en vez de cuatro meses, también gatean y caminan antes.

Por tales motivos, en la Argentina, desde el Ministerio de Salud de la Nación, se han promovido diversas iniciativas para fomentar el amamantamiento exclusivo hasta los seis meses de vida, y en forma complementada con alimentos hasta que los niños cumplan dos años.

La situación de la lactancia en la Argentina.

Nuestro país adhiere a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) sobre la importancia de promover la lactancia materna, en especial la exclusiva. Así, desde el Ministerio de Salud de la Nación se recomienda:

  • Inicio temprano de la lactancia materna, esto es, dentro de la primera hora del nacimiento de todos los recién nacidos a término, con una edad gestacional superior a las treinta y dos semanas o que nacen con un peso mayor a 1.500 gramos.

  • Lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida, es decir, la no ingestión de agua, otros líquidos o alimentos por parte de los recién nacidos durante ese período.

  • Lactancia materna ininterrumpida durante dos años o más con el agregado oportuno, adecuado y sin riesgos de alimentos complementarios, suministrados correctamente.

Pese a estas recomendaciones, según los datos de la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud (ENNyS 2007) si bien el 95,4% de los niños inician su alimentación mediante lactancia materna, a medida que transcurren los meses esta práctica comienza a perderse. Así, a los dos meses, el 57% de los niños se alimenta exclusivamente con leche materna, a los cuatro meses el 46%, y a los seis meses, solo el 36%. Esto significa que la lactancia exclusiva disminuye casi un 40% en los primeros dos meses de vida.También, los organismos internacionales y nacionales recomiendan introducir otros alimentos, adecuados e inocuos desde el punto de vista nutricional, recién a partir de los seis meses de edad y continuar con la lactancia materna frecuente y a demanda hasta los dos años de edad o más. Pero, en la Argentina la edad en la cual se incorporan alimentos adicionales a la leche materna es en general temprana: el 50% de los niños incorporan a su dieta vegetales cocidos y yogur al quinto mes de vida, en tanto que el 25% incorpora puré de vegetales, yogur, pan, galletitas o puré de frutas al cuarto mes3. “El crecimiento infantil no mejora con la alimentación complementaria antes de los seis meses, aún en condiciones óptimas (es decir, con alimentos inocuos y nutritivos), y los alimentos complementarios introducidos antes de los seis meses tienden a desplazar la leche materna” 4.

En relación a la continuidad del amamantamiento hasta los veinticuatro meses, son las madres pobres, en especial las que se encuentran en situación de indigencia, las que tienden a continuar la lactancia en mayor proporción. El 65,8% de las madres indigentes sigue amamantando a su bebé al año de vida y lo mismo hace el 61,7% de las madres pobres no indigentes, porcentaje que disminuye al 42,7% de las madres no pobres. Asimismo, al segundo año de vida, solo el 22,8% de las madres no pobres continúa alimentando con leche materna a su hijo, porcentaje que prácticamente se duplica para el caso de las madres indigentes –38,6%–El mantenimiento de la lactancia materna después del año de edad, e incluso hasta los dos años, protege la salud infantil y reduce los riesgos potenciales de los niños cuya familia se encuentra en situaciones de precariedad social. “La lactancia materna sigue ofreciendo un aporte nutricional importante pasado el primer año de vida. Los niños de doce a veintitrés meses de edad amamantados, que tienen una ingesta promedio de leche materna (aproximadamente 550 g/d en países en vías de desarrollo; OMS/UNICEF, 1998) reciben 35% a 40% del total de sus requerimientos energéticos a partir de la leche materna”

En síntesis, aunque la práctica de mantener la alimentación de los bebés exclusivamente con leche materna se ha incrementado entre las madres argentinas (del 7,3% en 1998 al 36% en 2007), en la actualidad la mayoría de los niños en este país no son alimentados según las recomendaciones nacionales e internacionales.

Motivos de abandono de la lactancia materna.

La edad de abandono de la lactancia materna muestra un valor medio de siete meses. Según los datos de la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud (ENNyS), el 25% de los niños/as abandona la lactancia al cuarto mes, en tanto que el 50% es amamantado al menos durante siete meses6. La mayoría de las razones que impulsan a las madres a suspender la lactancia materna no obedecen a situaciones de compromiso de la salud del niño. Los principales motivos de abandono referidos por las madres fueron: “Me quedé sin leche”; “Dejó él solo”; y “Tuve que salir a trabajar”.

Según los datos de la ENNyS, más de la mitad –54%– de los niños que deben abandonar la lactancia al tercer mes de vida lo hacen porque sus madres “se quedaron sin leche”. Sin embargo, sólo un porcentaje reducido de mujeres muestra insuficiencia de leche debido a causas fisiológicas, mientras que en la mayor parte de los casos se debe a que muchas de ellas no saben que la producción de leche aumenta gracias a la succión del bebé. Por lo tanto, “si bien este es un problema frecuentemente expresado por las madres, la falta de leche real es un problema muy poco frecuente. Cualquier instancia, tanto materno o infantil, que determine una inadecuada extracción de leche puede resultar en una disminución de la producción” 8. Por consiguiente, uno de los factores de mayor incidencia en el abandono de la lactancia materna es la falta de información y acompañamiento de las madres. Así, para lograr una lactancia exitosa es necesario que ellas conozcan las técnicas adecuadas de amamantamiento:

  • Cómo lograr un buen acoplamiento del lactante, qué duración debe tener cada puesta al pecho, con qué periodicidad se debe amamantar al niño/a, entre otras. Asimismo, deben ser informadas de qué manera esta rutina es afectada por el uso de chupetes y mamaderas.

Otra de las causas de abandono de la lactancia está relacionada con uno de los cambios más significativos para la estructura y la dinámica familiar tradicional acontecido en las últimas décadas: la incorporación masiva de las mujeres al mercado laboral. Pese a que en la actualidad existen métodos para extraer y conservar adecuadamente la leche materna, los datos de la ENNyS revelan que los motivos laborales son la segunda causa de abandono de la lactancia en los primeros seis meses de vida del bebé, período en el cual la leche materna resulta insustituible.

Las mujeres enfrentarían así un conflicto de roles al tratar de compatibilizar su función de trabajadoras con el de madres, sobre todo cuando eligen amamantar a sus hijos. Aquí se vislumbra un espacio importante para implementar acciones de corresponsabilidad social para la conciliación trabajo y familia, entre las cuales se debe incluir la práctica de la LM.

Corresponsabilidad social: el camino para mejorar la práctica de la lactancia materna

La promoción de la lactancia materna es una de las mejores “apuestas” de la salud pública. Tiene un enorme efecto sobre la reducción de la morbilidad y mortalidad infantil y también posee una elevada sensibilidad al cambio como resultado de intervenciones en el campo de la salud pública. Las investigaciones han demostrado que los comportamientos maternos individuales pueden ser modificados favorablemente y que estos cambios individuales contribuyen, de manera colectiva, a una tendencia nacional positiva en los patrones de LM.

Para asegurar que todos los recién nacidos se beneficien de la lactancia materna, se requiere de un esfuerzo de corresponsabilidad social en el cual se involucren los gobiernos; los sistemas de salud; las industrias que fabrican alimentos infantiles; las empresas; las organizaciones sociales y la comunidad. El objetivo es asegurar que todas las madres vivan y se desarrollen en una sociedad en la cual la lactancia materna sea una opción fácil de ser practicada.

A continuación se enumeran algunas de las medidas que necesitan ser impulsadas e implementadas desde los diferentes ámbitos y actores de la sociedad:

Comunidad internacional

  • Incentivar el compromiso de los países para la protecciónpromoción y apoyo a la lactancia materna, como instrumento eficaz contra la desnutrición y mortalidad infantiles y como una de las formas más efectivas y económicas de brindar igualdad de oportunidades iniciales a todos los niños.

  • Continuar con la redacción y promoción de normativa para proteger la lactancia materna, e impulsar la estrategia de losHospitales Amigos de la Madre y el Niño. Avanzar en la comunicación y práctica masiva de la lactancia a través de la Alianza Mundial Pro Lactancia Materna (WABA).

Gobiernos

  • Elaborar y aplicar una estrategia integral de alimentación del lactante y niño pequeño.

  • Aplicar, vigilar y sancionar las violaciones al Código Internacional de Comercialización de los Sucedáneos de la Leche Materna.

  • Hacer respetar las disposiciones legales que existen para facilitar la lactancia materna en el ambiente laboral. Las mujeres trabajadoras tienen derecho a una o varias interrupciones por día o a una reducción diaria del tiempo de trabajo para la lactancia durante el primer año de vida de su hijo. Además, necesitan espacios seguros para extraer y almacenar su leche (lactarios en los lugares de trabajo) y tener acceso continuo a sus bebés durante el día (guarderías infantiles).

  • Promover los bancos de leche materna10, en los cuales algunas madres pueden donar sus excedentes de leche en forma gratuita y, bajo estrictos controles, ponerla luego a disposición de otras que no pueden amantar a sus hijos. En la actualidad, hay Bancos de Leche Materna en La Plata (Hospital San Martín); Mendoza (Hospital Lagomaggiore), Ciudad de Buenos Aires (Maternidad Sardá); Córdoba (Hospital Materno Neonatal); y Chaco (Hospital Dr. Julio Perrando – Resistencia).

Sistemas de Salud

  • Revitalizar las consejerías con personal capacitado y motivado para la promoción y apoyo de la lactancia materna, en todas las esferas pertinentes de la atención primaria de salud, en especial, en las maternidades y servicios de atención a los niños.

  • Expandir la Iniciativa Hospitales Amigos del Niño (IHAN) mediante el sistemático certificado y re-certificado, a fin de abarcar todos los establecimientos que brindan servicios de maternidad.

Empleadores

  • Cumplir con la legislación nacional sobre protección de la maternidad e informar a los trabajadores de sus derechos legales con arreglo a dicha legislación. La LM beneficia a los empleadores ya que los bebés se enferman menos, reduciendo el ausentismo de las empleadas.

  • Poner a disposición de las madres guarderías o salas de lactancia materna donde puedan, en privado, extraerse la leche y almacenarla de manera segura.

Industrias de alimentos infantiles

  • Cumplir con el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna y demás resoluciones nacionales dictadas al respecto.

Organizaciones de la Sociedad Civil

  • Fortalecer el acompañamiento de las madres en los distintos ámbitos de pertenencia: si bien la lactancia materna es un acto natural también es un comportamiento aprendido. En este sentido, hay muchas instancias de educación alimentaria que pueden ser instrumentadas, tales como la promoción de un mayor acompañamiento de los padres quienes también pueden encargarse del amamantamiento con leche materna previamente extraída, o la difusión en la comunidad de los beneficios de la lactancia y la posibilidad de donar excedentes de leche materna a los bancos de leche materna.

En suma, fomentar la cultura de la lactancia en la sociedad debe ser una responsabilidad compartida entre los distintos actores y ámbitos de la sociedad. Sólo si las madres viven la lactancia materna como una opción fácil de ser practicada será posible la extensión y mantenimiento de su práctica. Esto cobra mayor relevancia al observar el impacto de la lactancia materna en la prevención de la desnutrición y mortalidad infantil en el corto plazo, y en el desarrollo de las capacidades humanas de esos niños en el futuro.

Fuente: Observatorio de la maternidad

Entrevista a Gisell Cogliandro, de Fundación Observatorio de la Maternidad

››EN ESTA OPORTUNIDAD TE PRESENTAMOS UN MIEMBRO DE NUTRIRED
Fundación Observatorio de la Maternidad.

Nombre del entrevistado/a: Gisell Cogliandro

1 – ¿A qué se dedica la organización para la que Ud. colabora?

La Fundación Observatorio de la Maternidad (OM) es un centro de estudios sin fines de lucro, cuya misión es promover el valor social de la maternidad. Para ello, se incentiva la generación de información y conocimiento especializado y actual, que integre los aspectos sociales, laborales, educativos y de salud y contribuya a iluminar la realidad y los problemas relacionados con la experiencia de ser madre en la Argentina. El objetivo, por lo tanto, es aportar soluciones creativas y de implementación factible, a fin de mejorar la calidad de las políticas dirigidas a las madres, sus hijos y sus familias, y a fin de crear las condiciones para una vivencia saludable y gratificante de la maternidad.

2 – ¿Cuáles han sido los logros de este año?

El OM es una fundación de reciente creación, las primeras publicaciones se presentaron en diciembre de 2007 y a mediados de este año hemos obtenido la figura legal. Los logros obtenidos durante este año están vinculados por un lado, a la elaboración de datos estadísticos propios (Cuadernillo Estadístico de la Maternidad) y la generación de conocimiento (Anuario de la Maternidad 2008). Con respecto al “Cuadernillo Estadístico de la Maternidad Nº2. Procesamiento de datos 2º semestre 2006”, consiste en la elaboración de estadísticas propias e inéditas sobre las características demográficas, sociales, nivel de educación, nivel de cobertura de salud y condición laboral de las madres argentinas, basadas en el procesamiento de datos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) que realiza el INDEC. Publicado en mayo. El Anuario de la Maternidad 2008 que será publicado en noviembre, es una investigación anual cuyo principal objetivo es difundir conocimiento que permita caracterizar el fenómeno de la maternidad. En este año el tema abordado fue el empleo maternal en la argentina. El objetivo principal de la investigación fue conocer cuáles son las condiciones del mercado de trabajo actual y cómo influye el capital humano y social de las madres –definido por el nivel socioeconómico, educativo y cantidad de hijos procreados– en su inserción y desarrollo laboral. Por otra parte, también hemos logrado el reconocimiento y validación de nuestros diagnósticos por parte de instituciones académicas, centros de estudios y organismos de gobierno. Al mismo tiempo que los resultados de nuestras investigaciones ha tenido repercusión en la prensa (Diario La Nación, Página 12)

3 – ¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

Lo que más me gusta de mi trabajo es poder investigar y analizar como varía la vivencia de la maternidad considerando las características sociales, económicas, educativas y laborales de las madres. Al mismo tiempo que me gusta poder compartir y validar nuestros diagnósticos con otros investigadores y centros de estudios que trabajan vinculados con la maternidad. De esta manera, al poder comprender las características propias de la maternidad en función del lugar y el contexto que se desarrolla permite empezar a pensar soluciones que sean posibles de implementar. Una de nuestras principales preocupaciones es poder acercarle propuestas a los tomadores de decisión que permitan mejorar la calidad de vida de las madres, sus hijos y su familia.

4 – ¿De qué modo considera útil formar parte de nuestra red?

Desde el OM buscamos trabajar conjuntamente con otros centros de estudios, actores sociales y organizaciones de la sociedad civil en el diseño, implementación y evaluación de ideas y herramientas que contribuyan a una vivencia saludable de la maternidad. NutriRed aporta un espacio de intercambio de conocimientos y experiencias con otras organizaciones y constituye un puente para la generación de consensos que faciliten la incidencia sobre los tomadores de decisión.

 

Para mayor información:
Fundación Observatorio de la Maternidad.
Teléfono: (011) – 48325047
E-mail: info@o-maternidad.org.ar
Web: www.o-maternidad.org.ar