Tag

leche materna

Los bancos de leche humana, claves para el desarrollo de los bebes prematuros

LA NACION

JUEVES 19 DE NOVIEMBRE DE 2015
La leche materna protege de infecciones
La leche materna protege de infecciones.Foto:UNICEF / P. Haar
 El 28 de mayo de 2003, con 28 semanas y 730 gramos, llegó al mundo Tomás Bentos, el primer hijo de Marcos y Verónica. “Ese día, toda la familia nació prematuramente”, dice su padre. “En la vida, me había preparado para un montón de cosas, pero nunca para eso: de pronto, nos encontramos entre neonatólogos, incubadoras, respiradores, saturómetros… ¡No entendíamos nada!”

El 28 de mayo de 2003, con 28 semanas y 730 gramos, llegó al mundo Tomás Bentos, el primer hijo de Marcos y Verónica. “Ese día, toda la familia nació prematuramente”, dice su padre. “En la vida, me había preparado para un montón de cosas, pero nunca para eso: de pronto, nos encontramos entre neonatólogos, incubadoras, respiradores, saturómetros… ¡No entendíamos nada!”

Bentos agradece la suerte de que su hijo haya nacido “en el lugar adecuado”: la Maternidad Sardá. Estuvo internado allí tres meses y medio, mientras Verónica se quedaba en la residencia para madres. “Al principio, a Tomy le daban con una jeringa gotitas de leche de su mamá, pero mi señora no tenía suficiente y hubo que recurrir al Banco de Leche Humana (BLH) de la institución”, recuerda. “Esto hizo posible que él, que tenía un déficit nutricional muy grande, recibiera ese alimento fundamental”. Hoy, Tomás tiene 12 años.

Según datos de la Dirección de Estadísticas e Información de Salud del Ministerio de Salud de la Nación, de los 750.000 bebes vivos que nacen cada año en la Argentina, aproximadamente 55.000 son prematuros. Desde el sábado pasado hasta mañana, se celebra la Campaña Semana del Prematuro de Unicef, que surgió en 2010 para concientizar sobre sus derechos. Así, se estableció el “Decálogo de los 10 derechos del prematuro”, y cada noviembre se prioriza uno sobre el que trabajar: en este año, la alimentación con leche materna.

Los BLH tienen un rol clave. Son servicios especializados, responsables de promover, proteger y apoyar la lactancia materna. Dependen de hospitales que son intermediarios entre la leche materna que reciben en donación (sometida a un proceso minucioso: se la analiza, pasteuriza y conserva congelada) y los bebes prematuros. A partir de 2011, cuando se conformó la Comisión Técnica Asesora en Bancos de Leche Materna, se crearon los primeros en la Argentina. Hoy, hay cinco en total: en la provincia de Buenos Aires, Chaco, Córdoba, Mendoza y en la ciudad.

María Luisa Ageitos, pediatra consultora de Unicef, explica: “La leche materna protege al bebe de infecciones a veces mortales, mejora la calidad de su sobrevida, su desarrollo cognitivo, el vínculo con su mamá, incrementa una flora intestinal protectora y evita que se colonice con las temibles bacterias que campean en los servicios de neonatología”.

Roxana Conti, también pediatra neonatóloga y miembro del Consultorio de Lactancia Materna de la Maternidad Sardá, sostiene: “Es muy importante poner en relieve los derechos de los bebes prematuros, que son los más vulnerables por encontrarse en una situación de emergencia nutricional y en un período crítico de su desarrollo”.

Conti cuenta que el banco de la Sardá conserva, por un lado, la leche de las mamás que tienen a sus hijos prematuros internados: estos comienzan a alimentarse con muy pequeños volúmenes, por lo que el excedente extraído puede congelarse, y luego ser procesado y pasteurizado para que ese bebe, u otro, lo reciba. Pero, además, se guarda la leche de otras madres que se acercan a la institución para ofrecerse como donantes. “Cualquier mujer sana que esté amamantando a su hijo, que considere que tiene un exceso de leche y quiera donar, puede hacerlo”, sostiene la pediatra.

Red de Familias Prematuras

En 2014 e impulsados por Unicef, los Bentos y otros padres de bebes prematuros crearon la Red de Familias Prematuras. Sus objetivos son: defender los derechos del prematuro; brindar apoyo, contención y asesoramiento a otras familias que atraviesen la experiencia de recibir un bebe nacido antes de tiempo; colaborar con las autoridades y profesionales de las áreas sanitarias, educativas y de servicios sociales, con el fin de mejorar la atención prestada a esos niños y a sus familias.

Ser donante

Aquellas mamás que esté amantando a su hijo, que consideren que tiene un exceso de leche y quieran donar, pueden contactarse con la Maternidad Sardá, de lunes a viernes de 8 a 14 hs al (011) 4943 5580/5028 (int. 7154). Luego de una entrevista, se le enseña la manera de extraerse leche manualmente, entregándosele un kit para que lo haga en su domicilio, con frasquitos estériles que debe rotular y guardar en el freezer. Una vez que hace un acopio, el BLH envía un móvil a su domicilio para retirarlos y entregarle otros nuevos.

Más información:

familiasprematuras.com.ar

nutrired.org

unicef.org/argentina/

sarda.org.ar

http://www.lanacion.com.ar/1846770-los-bancos-de-leche-humana-claves-para-el-desarrollo-de-los-bebes-prematuros

“¡Mi bebé pide el pecho a cada rato!” (Liga de la Leche)

Liga-de-la-Leche-Argentina

Preguntas Comunes: “¡Mi bebé pide el pecho a cada rato!”

En éste, como en todos nuestros documentos “FAQ”s (preguntas comunes) la información que se presenta ha sido preparada por Líderes de La Liga de La Leche y aborda temas de interés para los padres de niños amamantados. Esta página presenta varios puntos de vista y es posible que no toda la información sea pertinente a su familia. Esta información es de naturaleza general y no tiene como propósito ser consejo médico ni de ninguna otra índole.

Si tiene usted un problema de lactancia serio, hable directamente con una Líder de la Liga de La Leche. Por favor consulte con un profesional de la salud en relación a cualquier problema médico ya que las Líderes de la Liga de La Leche no practican medicina.

La información que proviene de diferentes Líderes se encuentra separada por una línea horizontal.

¿Por qué de repente mi bebé quiere tomar el pecho todo el día?

Hay muchas razones por las cuales un bebé aumenta la frecuencia de sus tomas. Es normal que los bebés pidan el pecho a cada rato, los bebés no tienen un horario regular para comer como los adultos. O puede ser que esté pasando por un período de crecimiento (llamados “estirones” o ” días de frecuencia”) donde el incremento en el tiempo al pecho estará estimulando una mayor producción de leche.

En algunas ocasiones el incremento en el tiempo al pecho puede marcar el principio de una enfermedad. El mamar más a menudo puede darle al niño protección valiosa en contra de diversas enfermedades ya que el bebé estará recibiendo más anticuerpos e inmunidad durante su tiempo al pecho. A veces el incremento tiene que ver con una reacción que el bebé tenga a alguna cosa que usted haya ingerido que le molestó al bebé. Si su bebé tiene síntomas de alergias, o si usted ha notado que el patrón de tomas de su bebé cambia cuando usted consume ciertos alimentos, puede ser que necesite averiguar más acerca de las alergias y sensibilidades alimentarias.


Si su bebé tiene 3 semanas, 6 semanas, 3 meses o 6 meses, está probablemente pasando por un período de crecimiento. El tiempo extra que el bebé pasa al pecho asegura que la provisión de leche se incremente para poder satisfacer las necesidades del niño durante la siguiente etapa de crecimiento.

Además de los períodos de crecimiento que se mencionaron anteriormente, los cuales son la principal razón de los “días de mayor frecuencia al pecho”, algunos bebés aumentan el tiempo que pasan al pecho por otras razones. ¿Hay cambios grandes dentro de su vida familiar como por ejemplo, se están mudando de casa, se van de vacaciones o tienen visitas? ¿Ha estado usted separada del niño más de lo acostumbrado? ¿Estarán brotándole los dientes al niño, o se sentirá enfermo? A menudo cambios en la rutina o nuevas etapas de desarrollo pueden ser la causa de un aumento en el deseo de mamar del niño ya que busca consuelo.

Durante aquellos días en los cuales usted siente que no ha hecho nada, no se le olvide darse crédito por lo que ha logrado – ¡satisfacer las necesidades de su hijo!

http://www.llli.org/lang/espanol/faqbfb.html

Primera Encuesta Nacional de opinión sobre lactancia materna – Resultados y Folleto

Encuesta sobre Lactancia Materna

Primera Encuesta Nacional de opinión sobre lactancia materna para la recuperación de la cultura del amamantamiento.

Para descargar los Resultados de la Primera Encuesta de Opinión Pública sobre Lactancia Materna haga click aquí

Para descargar el folleto sobre “Mitos y Creencias sobre Lactancia Materna” haga click aquí

http://www.ligadelaleche.org.ar/home/encuesta-sobre-lactancia-materna

Amamantar es un derecho

IMG-20150728-WA0000 IMG-20150728-WA0002

Fuente: Ministerio de Salud de la Nación

Cómo conservar la leche

IMG-20150728-WA0001

Fuente: Ministerio de Salud de la Nación

Las mentiras de la lactancia

PEDIATRÍA | Alimentación del bebé

Las mentiras de la lactancia

La lactancia materna es muy beneficiosa para la salud del niño. | Cati CladeraLa lactancia materna es muy beneficiosa para la salud del niño. | Cati Cladera

  • Muchas mujeres dejan de dar el pecho poco después del nacimiento del bebé
  • En numerosas ocasiones se debe a los mitos que existen en torno a la lactancia

Nyonyo, dicen en Kenia: dar el pecho, en España. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es la mejor vía de alimentación que puede recibir el bebé durante sus seis primeros meses de vida. Una opción que en los países africanos no tiene más misterio que el de ofrecer el pecho al pequeño cada vez que éste lo requiera y, sin embargo, en otros países como España, las dudas que acarrea conllevan en muchas ocasiones el abandono de la lactancia materna. Según el Instituto Nacional de Estadística (los únicos datos disponibles), a las seis semanas de nacer el bebé, el 66% recibe lactancia materna exclusiva, a los tres meses, el porcentaje se reduce al 53% y a los seis meses, al 28%.

El hecho de que muchas de las mujeres que han decidido dar el pecho a sus hijos finalmente desistan se debe, más que a las dudas, a las falsas creencias y los mitos heredados de lo que los expertos denominan la generación del ‘bibe’. “Ha habido una época en la que se creía que la leche de fórmula era mejor que la materna”, explica Juana María Aguilar, enfermera coordinadora de Lactancia Materna del Hospital Materno-Infantil del 12 de Octubre de Madrid.

Esta especialista junto a Inma Mellado, consultora acreditada de Lactancia Materna, destierran a ELMUNDO.es algunos de los mitos más extendidos.

1. Mi pecho es pequeño, puede que no tenga suficiente leche. Falso. No se tiene más o menos leche en función del tamaño del pecho. El tamaño lo define la grasa, no los conductos que ‘fabrican’ leche. De hecho, el pecho produce tanta leche como el niño necesita. Para asegurar la producción basta con encontrar la postura correcta, y que el bebé haga tomas frecuentes.

2. Tener los pezones planos o invertidos va a hacer casi imposible la lactancia. Falso. Los pezones van sufriendo cambios al final del embarazo y durante la lactancia. Además, los niños no se enganchan sólo del pezón, sino de una buena cantidad de pecho que puede abarcar toda la areola, según el tamaño de la misma. No obstante, si existe dificultad, se puede buscar la ayuda de un profesional experto en lactancia.

3. Hasta que me suba la leche, tendré que darle el biberón. Falso. Al principio, el calostro (la primera leche) es todo lo que necesita el bebé si mama a demanda y con frecuencia. Son muy pocas las mujeres que no tienen nada de leche.

4. Creo que mi leche es acuosa y no alimenta. Falso. La leche de todas las madres alimenta. Sólo hay que dársela tantas veces como el bebé necesite. Es verdad que cuando se inicia la toma, la primera leche que sale tiene más cantidad de agua y azúcares. Después de un rato de succión y vaciado se hace más espesa por tener más contenido en grasas que sacia y engorda.

5. Para tener más leche, tengo que beber mucha leche. Falso. La producción de leche aumenta o disminuye en función del vaciado del pecho, no de los alimentos que se toman. Al igual que no hay alimentos que aumenten la producción de la leche, tampoco hay alimentos que provoquen gas en la leche o en el niño.

6. Hay que dar el pecho cada tres horas, para dar tiempo a que “se recargue”. Falso. Precisamente lo contrario. Para asegurar una adecuada producción y flujo de la leche durante los seis meses de lactancia materna exclusiva, el lactante tiene que ser amamantado tan frecuentemente como él o ella quiera, tanto de día como de noche. Así lo confirma, además un estudio científico publicado en ‘Pediatrics’.

Es lo que se conoce como lactancia materna a demanda. Los lactantes se alimentan de acuerdo con su apetito, obtienen lo necesario para un crecimiento satisfactorio. Estos lactantes no vacían completamente el pecho, extraen solamente entre el 63% y el 72% de la leche disponible. Siempre pueden obtener más leche, lo que demuestra que el lactante deja de alimentarse debido a que se ha saciado, y no porque el pecho se haya vaciado, según otro estudio de la revista ‘Food and Nutrition’.

Hay que tener en cuenta que no todos los pechos tienen la misma capacidad de almacenamiento de leche. Los lactantes de mujeres con baja capacidad de almacenamiento pueden necesitar alimentarse con mayor frecuencia, para extraer la leche y asegurar una ingesta y producción láctea adecuadas.

7. Si les das a demanda a tu bebé, no se acostumbra a comer con unas pautas y eso le puede dañar el estómago. Falso. Si el niño come cuando quiere y el tiempo que desea, su estómago se irá desarrollando de forma adecuada. Imponer horarios y cantidades que no se ajustan a las necesidades del bebé es lo que puede producir malestar e irritabilidad.

8. El bebé sigue llorando, querrá comer más y no tengo suficiente. Falso. Los bebés lloran por muchas razones, no necesariamente tiene que ser por leche insuficiente. Los niños que toman el pecho sin restricción, en la duración y frecuencia de las tomas, no suelen tener cólicos. Si parece que llora porque tiene más hambre, se le puede ofrecer más pecho. La leche de la madre es de fácil digestión y se tolera bien.

9. Las tomas empiezan a ser más frecuentes de lo habitual, quizás mi bebé se queda con hambre. Falso. Unas veces querrán comer más y otras tienen sed y necesita mamar sólo un poco, sobre todo en temporadas de calor. También puede deberse a los brotes de crecimiento. Los niños pueden volverse más demandantes para que la madre aumente la cantidad de leche que ahora necesita. Después de dos o tres días, se recupera un ritmo más relajado sin necesidad de añadir biberones extra.

10. Ya no noto el pecho ‘lleno’, puede que no tenga suficiente leche. Falso. Al final, casi todas las dudas terminan en la misma pregunta: ¿tendré suficiente leche? Según la enfermera, es normal sentir el pecho menos hinchado con el tiempo, pero esto no indica menos producción. La producción depende de las tomas del bebé.

11. Con el sacaleches, me extraigo poca cantidad. No puedo continuar con la lactancia. Falso. La extracción manual, con o sin sacaleches, no sirve para medir la cantidad de leche que tiene cada mujer, un niño bien enganchado sacará mucho más.

12. “Vuelvo a tener la menstruación, el fin de la lactancia materna. Falso. La producción de leche se mantiene mientras haya estimulación y vaciado de las mamas hasta que la madre y el bebé quieran.

13. El estrés puede ‘cortar’ la leche. Falso. Al final, muchos miedos tienen la misma explicación y es que la producción de leche se mantiene mientras haya estimulación y vaciado de las mamas.

14. Estar resfriada, tener la gripe o tomar medicamentos es incompatible con la lactancia. Falso. Ni hay que dejar de dar el pecho porque la madre tenga un resfriado o gripe ni tampoco si toma fármacos. Por la leche, transferimos defensas al niño/a que le protegen de la infección. Antes de coger al bebé, conviene lavarse las manos y, si es necesario, nos cubriremos la nariz y la boca con una mascarilla o un pañuelo.

En cuanto a los medicamentos, muchos más de los que pensamos y más de los que a priori desaconsejan algunos médicos pueden tomarse durante la lactancia. Existe una web E-lactancia muy recomendable para comprobar la compatibilidad de los medicamentos con la lactancia materna. En caso de que uno fuera incompatible, se puede buscar otro alternativo. Y si no lo hubiera, se puede mantener la producción de leche con extracción mientras dura el tratamiento para después retomar la lactancia y no abandonarla.

15. Si el bebé no duerme del tirón es porque ya necesita un suplemento (leche de fórmula). Falso. No existe relación. Cuando son pequeños, necesitan comer a menudo y no suelen dormir ‘del tirón’. Después, van espaciando las tomas y duermen más por la noche, pero algunos quieren seguir comiendo a menudo. No depende de si toman leche materna o de fórmula, sino de cada niño.

16. El aumento de peso del bebé no es tan rápido como se espera. No se está alimentando bien. Falso. Cada niño tiene un patrón de crecimiento. No todos tienen que crecer con los mismos patrones.

17. Me he quedado embarazada, tengo que destetar a mi bebé. Falso. No es una obligación, sino una decisión de cada mujer. Se puede amamantar durante todo el embarazo, siempre que el niño quiera y no se trate de una gestación de riesgo. Cuando llega el nuevo miembro, incluso se puede amamantar en tándem, siempre dando prioridad al más pequeño.

18. Con seis meses, el bebé es muy mayor ya para tomar pecho. Falso. La OMS y la Asociación Española de Pediatría recomiendan la introducción de alimentación complementaria al pecho a partir de los seis meses, pero es eso, complementaria, subraya Juana María Aguilar. Primero el pecho y después lo demás poco a poco. Hasta el año de vida, la leche de madre sigue siendo el alimento principal. Cuando el niño come de todo sigue siendo la principal fuente de leche hasta los dos años o más.

19. Tras la incorporación laboral ya no es posible continuar con la lactancia materna. Falso. Depende de muchos factores, el tiempo que pasan la madre y el bebé separados, si la madre hace extracción durante ese tiempo, si la persona que se queda al cargo puede darle nuestra leche, de la edad del bebé y la expectativa que tengamos. En algunas ocasiones, por las circunstancias, la madre opta por una lactancia complementada o mixta.

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2013/04/30/mujer/1367346808.html

Folleto para Embarazadas

descarga (3)

Este folleto trata sobre la preparación para amamantar. Fue elaborado por Hospital Materno-Infantil Ramón Sardá

triptico2 para embarazadas

 

“Diez pasos para una Lactancia exitosa”

descarga (3)

Unidad de Promoción y Protección de la Salud

Iniciativa Hospital de la Madre y el Niño

Diez pasos para una Lactancia exitosa

  1. Tener una política escrita que sea periódicamente comunicada al personal.
  2. Entrenar a todo el personal para implementar esa política
  3. Informar a todas las embarazadas sobre los beneficios y manejo de la Lactancia Materna.
  4. Ayudar a todas las madres a iniciar la lactancia dentro de la media hora después del parto.
  5. Enseñar a las madres cómo amamantar y cómo mantener la lactancia aún si se separan de sus bebes.
  6. No dar a los RN ningún alimento ni bebida que no sea leche materna.
  7. Practicar el alojamiento conjunto, dejar que los bebes y sus madres estén juntos las 24 hs. del día.
  8. Fomentar la Lactancia Materna a libre demanda.
  9. No dar tetinas, chupetes u otros objetos artificiales para la succión a los bebes que están siendo amamantados.
  10. Promover la creación de grupos de apoyo a la Lactancia Materna y referir las madres a éstos.

 

 

Conservación de la leche humana – Liga de la Leche

Conservación de la leche humana

Traducción: María Castells
Revisión: Mónica Tesone y Verónica Garea
La leche que te extraes para tu bebé es un líquido precioso muy superior a cualquier leche de fórmula. Es la mejor combinación de nutrición con anticuerpos, células vivas y otras sustancias que protegen a los bebés de infecciones y los ayudan a crecer y desarrollarse. Cuando haces el esfuerzo de proveer leche extraída para que tu bebé tome durante el tiempo en que no puedes amamantarlo, te aseguras que él continúe recibiendo
el alimento ideal y protección contra muchas enfermedades.

Antes de extraerte leche con extractor o a mano, toma la precaución de lavarte las manos con agua caliente y jabón. La leche humana no es
únicamente un alimento, es una sustancia fresca y viva. Para preservar las cualidades nutricionales y anti infeccionas deberás ser cuidadosa con el almacenamiento. Las propiedades antibacterianas ayudan a que la leche humana permanezca fresca por más tiempo. Las células vivas y anticuerpos que previenen el crecimiento de bacterias en el intestino del bebé también inhiben el desarrollo de las mismas cuando la leche se almacena en un recipiente.

Las investigaciones sobre cantidades, técnicas e interpretación del almacenamiento de la leche humana varían mucho. Las guías que se dan a continuación proveen información basada en la evidencia científica que respalda los rangos de tiempo de conservación de la leche humana
destinada a alimentar bebés sanos nacidos a término. Estas guías fueron preparadas luego de un análisis de la literatura con la asistencia de los miembro del Consejo Asesor en Salud de la Liga de la Leche Internacional y de Anne Eglash, MD, FAAFP, FABM.

Recipientes para almacenamiento
Las mejores opciones para almacenar leche humana son recipientes de vidrio o plástico duro con tapas que cierren bien. Ante la controversia
sobre el efecto del bisphenol A (BPA) en la salud, es preferible evitar recipientes que lo contengan. Los recipientes deben lavarse con agua caliente, jabón, enjuagarse muy bien, y luego secarse al aire. También pueden lavarse y secarse en un lavavajillas. No conviene llenarlos,
debe dejarse 2.54 centímetros (una pulgada) de espacio para permitir que la leche se expanda mientras se congela.

El almacenamiento de leche en bolsas plásticas aumenta el riesgo de contaminación. Las bolsas duran menos y en ocasiones pierden
contenido, y algunos tipos de bolsas plásticas pueden destruir nutrientes de la leche.

Si deseas usar bolsas plásticas selecciona las gruesas que están diseñadas específicamente para almacenar leche humana. Usar dos bolsas, una adentro de otra, puede prevenir accidentes. Quita el aire antes de sellarlas y deja 2.54 cms de espacio para que la leche se expanda mientras se congela.

Conviene poner las bolsas en otro recipiente en la parte de atrás de la refrigeradora (heladera, nevera) porque allí la temperatura permanece
fría en forma continua.

Coloca solo 60 a 120 ml (2 a 4 onzas) de leche en los recipientes, es la cantidad que tu bebé beberá por toma. Esto evita desechar leche
humana. Las pequeñas cantidades son más fáciles de descongelar.  Si bien algunos investigadores cuestionan esta práctica, muchas
madres que sólo logran extraer pequeñas cantidades en cada sesión agregan leche fresca a leche refrigerada o congelada extraída previamente.
La cantidad de leche fresca agregada debe ser menor que el volumen de leche al que se agrega,y deberá ser refrigerada de 30 a 60 minutos antes
de combinarlas.
Asegúrate de poner etiquetas a los recipientes con la fecha de extracción de la leche. Si tu leche será usada en una guardería es conveniente ponerle también el nombre de tu bebé.

Guía de almacenamiento de leche humana

¿Dónde?  Temperatura ambiente (leche humana fresca)

Temperatura 66° a 78° F (19° a 26° C)

Tiempo 4 horas (ideal) hasta 6 horas (aceptable)* (Algunas fuentes mencionan 8 horas)

¿Dónde?  En una refrigeradora

Temperatura <39° F (< 4° C)

Tiempo : 72 horas (ideal) hasta 8 días (aceptable) **

¿Dónde?  En un congelador -(freezer)

Temperatura: -0,4° a -4° F (-18° a -20°C)

Tiempo: 6 meses (ideal) hasta 12 meses (aceptable)

* De preferencia se enfría o se pone en refrigeradora la leche apenas se extrae.
** Ocho días son aceptables si la leche se extrajo en condiciones óptimas de higiene.

¿Por cuánto tiempo puede guardarse la leche humana?
Los bebés separados de sus madres deberían recibir leche refrigerada no congelada, siempre que sea posible. Algunas de las propiedades
anti infecciosas se pierden al congelar la leche- pero ten en cuenta que la leche congelada ayuda a proteger a los bebés de muchas enfermedades
y es mucho mejor que las fórmulas comerciales.
El tiempo durante el que se pueda almacenar la leche dependerá de la temperatura (ver la tabla “Pautas para el almacenamiento de la leche humana” al dorso).

La leche previamente congelada que fue descongelada puede guardarse en la refrigeradora (heladera, nevera) hasta 24 horas. Si bien existe poca evidencia –hasta el presente -de que la leche descongelada por unas pocas horas pueda volver a congelarse, ésto tiene como consecuencia un empobrecimiento de los componentes de la leche humana y pérdida de actividad antimicrobiana. Hasta el momento, la práctica que se acepta es que no se vuelva a congelar la leche humana que se descongeló. A pesar de que algunas madres y responsables de guarderías vuelven a calentar la leche extraída que sobró de la toma anterior, no hay estudios concluyentes en cuanto a la seguridad de esta práctica. Tampoco hay investigaciones sobre si la leche fresca que no se terminó de tomar guardada a temperatura ambiente deba tirarse o si puede guardarse por un corto lapso (quizás una hora) para volver a ofrecerla al bebé cuando se haya quedado dormido antes de terminar.

La leche humana puede guardarse en la refrigeradora en el lugar de trabajo o la guardería. Verifica que la temperatura de la refrigeradora
sea de 39 °F (4°C) o menos. Tanto los Centros de Control de Enfermedades (CDC) como el Departamento de Salud Ocupacional y Administración
de Salud (US Occupational Safety and Health Administration) de los Estados Unidos coinciden en afirmar que la leche humana no está entre
los fluidos corporales que requieran un cuidado especial o que necesiten guardarse en una refrigeradora especial.

Para guardar leche extraída fría cuando no se puede acceder a una refrigeradora, colócala en una hielera con paquetes de frío o de gel
congelado (ice packs). Es una buena idea poner hielo y usar una hielera cuando transportes la leche a casa desde el lugar de trabajo o la guardería especialmente en días de calor.

¿Cómo usar la leche almacenada?
■ Cuando se almacena la leche humana ésta suele separarse entre una parte líquida y otra cremosa. Esto es normal. Se debe sacudir bien para redistribuir la crema antes de dársela al bebé.
■ La leche humana debería descongelarse y calentarse gradualmente y con cuidado. Así como el congelamiento destruye
cualidades inmunológicas de la leche, también las altas temperaturas pueden afectar las propiedades beneficiosas de la leche.
■ Leche congelada: Los recipientes deberían descongelarse bajo el chorro (canilla) de agua o toda la noche en la refrigeradora.
Luego ir gradualmente aumentando la temperatura del agua para calentar la leche hasta alcanzar la temperatura a la que se alimenta
al bebé. También se puede sumergir en un recipiente con agua que se haya calentado en la cocina. Si cree que es necesario quite
el recipiente con leche y vuelva a calentar el agua. La leche humana no deber ser calentada directamente en la cocina.

■ Leche refrigerada: Caliente la leche bajo el chorro (canilla) de agua tibia por varios minutos. También puede sumergir el recipiente que contiene la leche en una cacerola con agua que se haya calentado previamente en la cocina (estufa). No calientes la leche humana directamente sobre la hornalla de la cocina. Algunos bebés aceptan leche directamente de la refrigeradora (heladera o nevera). No utilices el horno de microondas para calentar leche humana. Las microondas no calientan uniformemente los líquidos, por lo que se pueden generar puntos calientes que son peligrosos para el bebé y provocar por la alta temperatura pérdida de algunas de las propiedades beneficiosas de la leche.

La leche humana descongelada puede oler mal o tener un sabor a jabón. Esto se debe a la destrucción de las grasas de la leche. La leche sigue siendo buena y la mayoría de los bebés la tomarán. Si hay un olor rancio que proviene de alto contenido de lipasa (una enzima que destruye las grasas de la leche) cuando la leche fue enfriada o congelada, es necesario en estos casos escaldar la leche (calentar la leche hasta el punto en que haya burbujas alrededor de los bordes justo antes de hervir) inmediatamente después de la extracción , y rápidamente enfriarla o ponerla a congelar. Esto desactiva la enzima lipasa, que es la responsable de la destrucción de la grasa. Esta leche escaldada es siempre una opción mucho más saludable que la fórmula comercial de leche no humana.  Si tú o tu bebé tienen una infección por hongos (cándida), continúa amamantando durante el tratamiento. Mientras estén en tratamiento continúa extrayendo tu leche para dársela a tu bebé. Ten en cuenta que refrigerar o congelar la leche no mata la cándida. Una vez que el tratamiento terminó toda la leche extraída durante la enfermedad debe descartarse.

Referencias
The Academy of Breastfeeding Medicine Protocol Committee. ABM Protocol #8: Human milk storage information for home use for healthy
full-term infants. 2004
Adeola, K.F., Otufowora, O.A. Effect of storage temperature on microbial quality of infant milk. J Tropical Peds 1998 Feb; 44(1):54-55.
Hamosh, M., Ellis, L.A., Pollock, D.R., Henderson, T.R., Hamosh P. Breastfeeding and the working mother: Effect of time and temperature of short term storage on proteolysis, lipolysis, and bacterial growth in
milk. Pediatr 1996; 97(4):493-98.
Hands, A. Safe storage of expressed breast milk in the home. MIDIRS Midwifery Digest 2003; 13(3):378-85.
Jones, F. and Tully, M.R. Best Practice for Expressing, Storing and Handling Human Milk in Hospitals, Homes and Child Care Settings, Second Edition. The Human Milk Banking Association of North America 2006.
Lawrence, R. and Lawrence, R. Breastfeeding: A Guide for the Medical Profession, Sixth Edition. St. Louis: Mosby, 2005; 1018-20.
Martinez-Costa, C., Silvestre, M.D., and Lopez, M.C. et al. Effects of refrigeration on the bactericidal activity of human milk: A prelinary study. J Pediatr Gastroenterol Nutr 2007; 45:275-77.

Mohrbacher, N. and Stock, J. The Breastfeeding Answer Book, Edition. Schaumburg, IL: La Leche League International, 2003; 228-35.
National Toxicology Program. Draft NTP Brief on Bisphenol A.CAS N80-05-7. National Institute of Environmental Health Sciences, NaInstitutes of Health, US Department of Health and Human SeApril 14, 2008.

Pardou, A. et al. Human milk banking: Influence of storage processes and of bac terial contamination on some milk constituents. Biol Neonate
1994; 65:302-09.
Pittard, W.B. 3rd, Anderson, D.M., Cerutti, E.R., Boxerbaum, B. Bacteriostatic qualities of human milk.J Pediatr 1985; 107(2); 240-43.
Quan, R. et al. Effects of microwave radiation on anti-infective factors in human milk. Pediatrics 1992; 89:667-69.
Rechtman, D.J., Lee, M.L., Berg, H. Effect of environmental conditions on unpasteurized donor human milk. Breastfeeding Medicine
2006;1(1):24-26.
Sigman, M. et al. Effects of microwaving human milk: Changes in IgA content and bacterial count. J Am Diet Assoc 1989; 89:690-92.
Silvestre, D., Lopez, M.C., and March, L., et al. Bactericidal activity of human milk: Stability during storage. Br J Biomed Sci 2006; 63(2):59-62.

conservación LM LLL

Cuando se quiere recuperar el amamantamiento – Recomendaciones sobre relactación

nutrired-avisoOHLALA-bajaCompartimos información enviada por Liga de la Leche Argentina como respuesta a una mamá que nos consultó sobre su bebé de 3 meses que ha dejado el pecho hace unos días; y que cuando ella lo pone al pecho llora.

Para recuperar el amamantamiento podés intentar hacer una relactación.

La relactación es la técnica que aplican las mamás cuyos bebés han perdido la capacidad de amamantar por haber sido alimentados con mamadera antes de que la lactancia esté bien establecida, como pasó con tu bebé. Esto le ha cambiado su forma de succionar y por eso ahora con su succión no puede extraer leche de tu pecho y lo rechaza.

Si la relactación tiene éxito, tu bebé va a succionar con más fuerza en la teta, lo cual le va a permitir alimentarse y que vos produzcas leche.

Para armar un relactador necesitás comprar en la farmacia una sonda nasogástrica K35 y armar el relactador con una mamadera y la leche que estés usando.

La sonda se vende en las farmacias que venden insumos hospitalarios.

En el siguiente video del Dr Jack Newman, experto canadiense en lactancia materna, se puede ver cómo armar un relactador:

http://vimeo.com/28619032

y en este video se muestra cómo usarlo:

www.nbci.ca/index.php?option=com_content&view=article&id=116:insertar-un-dispositivo-de-ayuda-a-la-lactancia&catid=14:video-clips-spanish&Itemid=50

Podés preguntarle al pediatra si te puede acompañar en este proceso con la ayuda de un medicamento (domperidona), que no hace aumentar el volumen pero sí acelera la bajada.

En el siguiente sitio hay información completa sobre la relactación:

http://albalactanciamaterna.org/lactancia/tema-2-como-superar-dificultades/como-relactar-o-inducir-una-lactancia/

Para recibir apoyo e información para amamantar, te invito a participar de las reuniones de alguno de nuestros Grupos de Apoyo.

Durante los encuentros, compartimos información actualizada sobre lactancia materna  y crianza en un marco de respeto por las decisiones de cada mujer. Los papás y otros hermanos también están invitados. Las reuniones no son aranceladas, si querés podés colaborar con una donación voluntaria.

Con cariño,

Cecilia Karplus

Líder de Liga de La Leche Argentina / por Nutrired

www.ligadelaleche.org.ar

www.ligadelaleche.org.ar