Tag

lactancia

Derechos del prematuro

La prematurez es la principal causa de ingreso a cuidados intensivos neonatales y ejerce una marcada influencia sobre la mortalidad infantil. Conocer sus derechos ayuda a reflexionar sobre cómo es posible participar en el reclamo de su cumplimiento, desde donde a cada uno nos toca actuar como seres sociales.

La prematurez se puede prevenir en muchos casos por medio del control del embarazo al que tienen derecho todas las mujeres.

-Los recién nacidos prematuros tienen derecho a nacer y a ser atendidos en lugares adecuados.

-El recién nacido prematuro tiene derecho a recibir atención adecuada a sus necesidades, considerando sus semanas de gestación, su peso al nacer y sus características individuales. Cada paso en su tratamiento debe ser dado con visión de futuro.

-Los recién nacidos de parto prematuro tienen derecho a recibir cuidados de enfermería de alta calidad, orientados a proteger su desarrollo y centrados en la familia.

-Los bebés nacidos de parto prematuro tienen derecho a ser alimentados con leche materna.

-Todo prematuro tiene derecho a la prevención de la ceguera por retinopatía del prematuro (ROP).

-Un niño que fue recién nacido prematuro de alto riesgo debe acceder, luego del alta neonatal, a programas especiales de seguimiento.

-La familia de un recién nacido prematuro tiene pleno derecho a la información y a la participación en la toma de decisiones sobre su salud a lo largo de toda su atención neonatal y pediátrica.

-El recién nacido prematuro tiene derecho a ser acompañado por su familia todo el tiempo.

-Las personas que nacen de parto prematuro tienen el mismo derecho a la integración social que las que nacen a término.

Derecho a saber… Un espacio amigable para continuar con la lactancia materna

El Ministerio de Salud de la Nación recomienda que toda mujer trabajadora pueda contar en su lugar de trabajo con un espacio amigo de la lactancia. En todo ámbito de trabajo donde se desempeñen 20 o más mujeres en edad fértil, el espacio deberá ser permanente. Si la cantidad de mujeres es menor podrá ser temporario. Ley 26,873/13 de lactancia materna. Promoción y concientización pública.

Un tiempo dedicado a continuar con la lactancia luego del regreso al trabajo

Las madres que trabajan necesitan apoyo para poder continuar con la lactancia. Por eso el Art. 179 de la Ley de Contrato de Trabajo número 20.744 garantiza, como mínimo, que toda madre trabajadora “podrá disponer de 2 descansos de media hora para amamantar a su hijo en el transcurso de la jornada de trabajo y por un periodo no superior a un año posterior a la fecha de nacimiento”. Si el niño no se encuentra cerca del trabajo de su madre, se pueden sumar esos descansos y trabajar una hora menos por día.

http://www.diariocronica.com.ar/141497-derechos-del-prematuro.html

Lactancia: cómo amamantar y cuidar los pezones

ALAS = Aire + Leche + Agua + Sol

 

Lactancia: cómo amamantar y cuidar los pezones

El primer gran cuidado es justamente la prendida del bebé al pecho, y tener en cuenta algunas pautas de protección para prevenir que los pezones se agrieten o duelan

Una de las principales inquietudes que las madres presentan al momento de amamantar es el cuidado que hay que tener con los pezones. Muchas veces existen mitos o temores por parte de las madres respecto a un especial cuidado o trabajo que hay que tener con los pezones para poder amamantar. Por ello, el primer gran cuidado es justamente la prendida del bebé al pecho, y tener en cuenta algunas pautas de protección para prevenir que los pezones se agrieten o duelan.

Es importante que cada madre tenga la información adecuada y sepa que existen muchas variaciones en lo que respecta a tamaño y forma de los pechos de las mujeres, y que la producción de leche no depende de ello. Algunas pautas de protección de los pezones para tener en cuenta son:

– Libre demanda, ofrecer el pecho al niño y amamantar con mucha frecuencia y sin restricciones horarias para conseguir un alivio en las mamas.

– Extracción, es importante extraerse leche luego de la mamada si los pechos han quedado muy llenos aún. Esta leche puede almacenarse para dársela luego al bebé.

– Buena prendida, es necesario que el bebé esté bien prendido: con la boca bien abierta, su pera tocando el pecho de la madre, y su labio inferior debe estar hacia afuera. El bebé debe succionar, detenerse y volver a succionar, con succiones profundas y lentas.

– Aire, los pezones necesitan aire como medida preventiva ya que van a estar en contacto con la humedad todo el tiempo entonces cuanto más las madres puedan tener los pechos aireados será mejor así se evita la constante humedad.

– Leche, se recomienda pasarse la mayor cantidad de veces posible leche por los pezones y por la areola porque tiene propiedades antibióticas, regenerativas antisépticas, para lubricar y suavizar el tejido del pezón. Evitar aplicar ungüentos en los pezones, y en caso de dolor, conviene usar leche del final de la toma para calmar el dolor.

– Agua, los pechos deben lavarse solamente con agua y hay que evitar los jabones, aceites, o cualquier producto que puede alterar el pH de la piel o irritarla, ya que puede interferir con la lubricación natural de la misma.

– Sol, es aconsejable cuando las madres tienen tiempo durante el embarazo, exponer los pechos al sol durante unos diez o quince minutos, siempre teniendo en cuenta el tema de los horarios no recomendables de exposición y la cantidad de tiempo. Está demostrado que el sol tiende a sanar los pezones agrietados y hace que se sequen más rápidamente.

El maravilloso acto de amamantar es el mejor modo de continuar vínculo que el bebé tenía con su madre en su vida intrauterina en el mundo exterior, y es importante saber que si se presentan algunas dificultades como grietas o lastimaduras en los pezones se puede intentar los cuidados mencionados o en algunos casos también pedir ayuda, para poder disfrutar plenamente este momento tan especial.

Fuente: revistabuenasalud.cl

http://www.rosario3.com/noticias/Lactancia-como-amamantar-y-cuidar-los-pezones-20151101-0026.html

Bancos de leche materna – Donde concurrir para donar leche materna

Cinco bancos para donar leche materna en Argentina

A partir de 2011, cuando se conformó la Comisión Técnica Asesora en Bancos de Leche Materna, se crearon los primeros bancos en la Argentina, los cuales conservan y distribuyen la leche en las provincias de Buenos Aires, Chaco, Córdoba, Mendoza y en la ciudad de Buenos Aires.

Estas instituciones dependen, en general, de hospitales que son intermediarios entre la leche materna que reciben en donación y los bebés que nacen prematuros, que presentan problemas gastrointestinales o desnutrición, entre otras circunstancias. De esta forma acceden a una alimentación que les permite desarrollar y fortalecer su sistema inmunológico y psicomotriz.

En estos bancos de leche materna se realiza un proceso minucioso: al recibir la leche se la analiza en relación a la calidad, se la pasteuriza y se conserva congelada hasta que se solicite para su uso. La leche donada se emplea principalmente en bebés prematuros para que puedan aumentar rápidamente de peso.

Si te encontrás amamantando a un bebé menor de un año, tenés leche en abundancia y cumplis con ciertas condiciones básicas (similar al proceso de donación de sangre), podés donar leche.

 Dónde concurrir para donar leche materna

En la ciudad de Buenos Aires: Servicio de Alimentación del Hospital Materno Infantil “Ramón Sardá”(Esteban de Luca 2155, Parque Patricios). De lunes a viernes de 8 a 14 hs. Consultas: blhsada@yahoo.com.ar o al 4943 5580/5028 (int. 7154).

En La Plata (Buenos Aires): Banco de Leche del Hospital General San Martín de La Plata (calle 69 entre 115 y 116). Consultas: bancodelechelap-ta@gmail.com o al (0221) 4251717 (int. 386).

En Córdoba: Banco de Leche del Hospital Materno Neonatal Dr. Ramón Carrillo (Av. Cardeñosa 2900). Consultas: bancodelechecordoba@hotmail.com.

En Mendoza: Banco de Leche del Hospital Lagomaggiore (calle Timoteo Gordillo 100). De lunes a viernes de 8 a 17.30 hs. Consultas: blh@bancodelechemendoza.com.ar o al (0261) 413-4751/2.

En Resistencia (Chaco): Banco de Leche del Hospital Perrando (9 de Julio 1100). Consultas: (0362) 444-2399 / 442-7233 / 442-5924 / 442-5050 (int. 1219).

http://vidademibebe.com.ar/lactancia-bancos-de-leche-en-argentina/

Cómo conservar la leche

IMG-20150728-WA0001

Fuente: Ministerio de Salud de la Nación

Bancos de Leche Materna

banner-bancos-leche-seccion


Un Banco de Leche Materna es un servicio especializado, responsable por la promoción, protección y apoyo a la lactancia materna. Realiza actividades de recolección del excedente de leche de la madre que amamanta, la procesa, controla su calidad, la clasifica, conserva y distribuye. De esta manera ayudan a salvar la vida de muchos bebés prematuros que no pueden ser amamantados por su propia madre. También lleva adelante investigaciones, así como actividades de desarrollo tecnológico, información y educación.

En 2011 se impulsó la conformación de una Comisión Técnica Asesora en Bancos de Leche Materna (Res. 2208/2010). Desde entonces se crearon cinco bancos en las provincias de Buenos
Aires, Chaco, Córdoba, Mendoza y Ciudad de Buenos Aires. En el año 2012, fueron asistidos 3.634 bebés, con 2.137 litros de leche materna, recolectados de 1.456 donantes.

En la actualidad el Ministerio de Salud de la Nación plantea el trabajo de los Bancos de Leche Materna dentro de una Red definida entre maternidades cercanas que posean Centros de Lactancia Materna.
Los hospitales pertenecientes a la Red, a su vez, serán beneficiarios de la leche procesada en los Bancos y podrán utilizarla, de acuerdo a prioridades y protocolos, para alimentar a los recién nacidos internados que la necesiten.

Puede ser donante cualquier madre que tenga leche en abundancia y apruebe una serie de condiciones(similares a las requeridas de un donante de sangre).

La leche materna procesada es empleada para alimentar a bebés que no pueden recibir leche de su propia madre. La administración de leche materna resulta particularmente eficaz para alimentar a los Recién Nacidos de Riesgo, ya sea por su prematurez extrema, su bajo peso al nacer u otra variedad de razones.

– See more at: http://www.msal.gov.ar/index.php/component/content/article/46-ministerio/369-los-bancos-de-leche-materna#sthash.ptYOXkOg.dpuf

La lactancia y la reincorporación al trabajo, Liga de la Leche

descarga (1)LA LACTANCIA Y LA REINCORPORACION AL TRABAJO

Estrategias para la madre lactante que trabaja fuera de casa

La reincorporación al trabajo después de la baja maternal, es seguramente uno de los motivos principales del abandono de la lactancia entre las madres españolas, al menos en los grandes centros urbanos.

Sin embargo, éste, como muchos otros factores de la lactancia materna, es un asunto de percepción mas que de realidad.  Indudablemente, la lactancia materna implica cercanía  y lógicamente, cuándo se acerca la hora de separarnos de nuestro bebé, aunque sea por algunas horas al día, pensamos que esa maravillosa relación que hemos establecido ha llegado irremediablemente a su fin.  Pero no dejamos de ser madres porque comencemos a trabajar y de la misma forma, no tenemos forzosamente que dejar la lactancia porque nos incorporamos al trabajo.  Todo lo contrario.  Para la madre que trabaja fuera de casa, la lactancia es una oportunidad invaluable para reconectar con su bebé y compensar de manera muy satisfactoria, la separación que le impone su jornada laboral.

La lactancia materna protege al bebé de una gran cantidad de enfermedades y por lo tanto supone un ahorro importante en gastos médicos y  una sensible reducción del absentismo laborar de los padres por enfermedades de los hijos menores.

Entre mas tarde, mejor

No es lo mismo incorporarse al trabajo cuando el bebé tiene tres meses, que cuando tiene seis.  En el primer caso supone la extracción de leche materna o la introducción de leche artificial, mientras que después del primer medio año, se trata de incorporar poco a poco la alimentación complementaria en la dieta del bebé.  Al acercarnos mas a los seis meses se evitan también los biberones, ya que los bebés a partir casi del quinto mes, son perfectamente capaces de beber en vaso o en tacitas de entrenamiento.

La baja maternal en España es de sólamente 16 semanas (mas o menos cuatro meses), por lo que resulta útil intentar juntar la baja con el mes de vacaciones y luego pedir jornada reducida por un mes o dos.  Otra forma sería negociar con el empleador el canje de la hora de lactancia, a la cuál se tiene derecho por nueve meses, por unos días mas de baja remunerada.  Así se cubrirían los seis meses de lactancia exclusiva recomendados por la Organización Mundial de la Salud.

La hora de lactancia

Como se ha mencionado anteriormente, durante los primeros nueve meses, las madres pueden disfrutar de una hora de pausa para la lactancia sin reducción de salario.  Si la hora “cae” enmedio de la jornada laboral, se puede fragmentar en dos períodos de media hora, pero si se utiliza para entrar mas tarde o salir mas temprano, sólo se dispone de media hora.  Si por efecto de las distancias entre el lugar de trabajo y el bebé, no es factible utilizar la hora de lactancia para reunirse y amamantarle directamente, este tiempo puede utilizarse para extraerse la leche y suplir las tomas del día siguiente.

Extracción de la leche

Muchas madres que se extraen la leche en el trabajo reconocen que ello les brinda una forma de seguir “conectadas” intimamente con sus bebés.  Extraer la leche estimulará la producción y evita la ingurgitación.

Hoy en día existen muchos tipos de sacaleches que facilitan a las madres la extracción.  Sinembargo tantos los métodos manuales como los mecánicos requieren algo de práctica, por lo que es bueno ensayar con suficiente anterioridad -unos quince dias antes de la reincorporación- el método que nos resulte mas cómodo.

La clave de la extracción consiste en duplicar el reflejo de eyección que provoca la succión del bebé y el contacto de sus labios.  Es de mucha utilidad visualizar al bebé, por medio de una foto o de alguna prenda que tenga su olor.  Algunas madres graban una cinta con los gorgoritos del bebé y otras escuchan la misma música que utilizan cuando dan de mamar.  Otras aplican calor en sus pechos (un paño caliente, o un calcetín o bolsa de tela rellena de arroz y calentada en el microondas) y masajean ligeramente los pezones antes de empezar la extracción.

Si la extracción de leche en el trabajo, ya sea manualmente o con la ayuda de un sacaleches resulta engorrosa o complicada, se puede congelar y almacenar leche antes de la incorporación al trabajo, durante los fines de semana o diariamente, mientras se amamanta al bebé, amamantándole de un pecho, mientras con un sacaleche o con la mano se extrae la leche del otro.  Así se aprovecha la “subida” de leche que tan eficientemente provocan los lactantes.

Es importante tener en cuenta que esta rutina será necesaria sólamente mientras el bebé llega a los seis meses,  momento en el que podremos incluir paulatinamente otros alimentos en su dieta: frutas, cereales, verduras, etc., que podrá tomar en los momentos en que no esté con nosotras.

Ingurgitación

Durante las primeras semanas de separación, el pecho puede inflamarse.  Para evitar al máximo las incomodidades, es aconsejable reincorporarse al trabajo un jueves, en vez de un lunes.  Así el fin de semana está lo suficientemente cerca para facilitar el descanso de la madre y hacer los ajustes necesarios.  Durante las primeras semanas puede que la madre experimente algo de incomodidad por la inflamación de los pechos, pero la ingurgitación se soluciona bien extrayendose leche para su uso posterior, o sacándose y descartando sólo la suficiente cantidad de leche para aliviar la incomodidad.  Con el tiempo, el pecho se regula de forma perfecta y disminuye la producción de leche en los momentos en que el bebé está lejos.

¿Cuánta leche dejar para el bebé?

Los bebés que toman leche materna normalmente toman de 60 a 120 ml. de leche entre ocho y doce veces al día.  Nadie puede anticipar cuánta leche va a tomar un bebé en particular, pero no es probable que un bebé amamantado consuma un biberón de 240 ml. en una sola toma.  Almacenar la leche en cantidades de 60 a 120 ml. permitirá preparar lo suficiente para satisfacer al bebé sin desperdiciar leche.

¿Cómo darle la leche al bebé?

Una vez que la lactancia está bien establecida, es decir, después de las primeras ocho o diez semanas,  la mayoría de los bebés, si tienen mucha hambre, aceptan de buen grado la leche, aunque no sea al pecho.  Cuando el bebé es menor de cuatro meses se le puede ofrecer la leche en biberón.  La mayoría de los bebés lo aceptan bien y luego se cogen del pecho perfectamente.  Se dan sin embargo casos de bebés que empiezan a rechazar el pecho, lo que suele ocurrir cuando el biberón se les da muy cerca del regreso de la madre a casa.  Si el bebé tiene hambre poco tiempo antes de que llegue la madre, se le puede ofrecer una pequeña cantidad de leche, lo justo para que esté cómodo.  Si el bebé comenzara a rechazar el pecho, se puede pasar a utilizar otro método de alimentación: vasito, cuchara o jeringa.  Estos métodos requieren un poco mas de tiempo por parte de la persona que se encarga del bebé, pero preservan la relación de lactancia con la madre.

Un mito a desterrar es el de la presunta dificultad para introducir el biberón.   Tomar un biberón no requiere de entrenamiento, es algo que la mayoría de los bebés manejan sin mayores dificultades.  Pero sí es muy posible que el bebé amamantado rechace el biberón cuando se lo ofrece su madre o cuando ella está cerca. ¿Para qué las imitaciones si “lo bueno” está al alcance?  Algunos bebés se duermen durante la jornada laboral para esperar a su madre.  Sin embargo, luego de algunos días de ausencia prolongada de la madre y si tiene hambre, el bebé tomará cualquier cosa de otras personas, sin necesidad de entrenamiento.  La madre deberá aprovechar hasta el último momento para estar con su bebé y amamantarle sin interferencias.

De vuelta a casa

Cuando la madre se reencuentra con su bebé, es momento de ofrecer el pecho siempre que se tenga la oportunidad. En los días en que la madre y su bebé están juntos no es necesario “respetar” la rutina de la semana.  Se puede prescindir de las tomas o comidas complementarias y dar de mamar a demanda.

Lo importante es la flexibilidad y la disponibilidad para amamantar  intensivamente en las horas en que madre e hijo estén juntos.  Eso implica amamantar por la noche, ya que aún los niños que solían dormir cinco o seis horas de noche, luego que la madre se reincorpora al trabajo, empiezan a despertarse varias veces para compensar la ausencia, independientemente de su forma de alimentación.

Muchas madres han descubierto que el meter a sus bebés con ellas en la cama, minimiza las interrupciones del sueño y por los tanto les garantiza un descanso nocturno satisfactorio.

Cuando volvemos a casa, el amamantar a nuestro bebé nos permite compensar satisfactoriamente la ausencia.  La lactancia lleva incorporada la pausa: nos sentamos o nos tumbamos, tomamos a nuestro bebé y por algunos minutos tenemos la oportunidad de olvidar el ajetreo y concentrar toda nuestra atención en ese pequeño ser que tenemos en los brazos.

 

COMO ALENTAR AL BEBE A TOMAR EL BIBERON

Estas son algunas sugerencias para facilitar la tarea de las personas que cuidarán del bebé en ausencia de su madre:

  • Calentar la tetina a temperatura ambiente bajo el grifo de agua caliente.
  • Probar diferentes tipos de tetinas y distintos tamaños de los orificios en éstas.
  • En vez de forzar la tetina dentro de la boca del bebé, cosquilléele los labios hasta que la acepte de buen grado.
  • Probar distintas posturas para alimentar al bebé, como sentarle en las rodillas de la persona que le está alimentando, de frente; o el bebé de espaldas a la persona que le alimenta (la espalda del bebé contra la barriga del adulto); en una sillita de paseo lo suficientemente incorporada; o mientras se le pasea.

 

Documento de Liga de la Leche Madrid

© La Leche League International

Todos los derechos reservados

Donar leche materna es un acto de amor – BLH Banco de Leche Humana – Maternidad Sardá

BLH Sarda 2

 

Folleto sobre banco de leche en Maternidad Sardá. “Donar leche materna es un acto de amor” (dorso)

Lactancia materna: disminuye casi un 40% en los primeros dos meses de vida

Fomentar la cultura de la lactancia en la sociedad debe ser una responsabilidad compartida entre los distintos actores y ámbitos de la sociedad. Esto cobra mayor relevancia al observar el impacto de la lactancia materna en la prevención de la desnutrición y mortalidad infantil en el corto plazo, y en el desarrollo de las capacidades humanas de esos niños en el futuro.

La lactancia materna es reconocida como la forma óptima de alimentación temprana ya que contiene la combinación ideal de grasas, azúcares, proteínas y minerales.

Entre sus principales ventajas se incluyen la fácil digestión; su alto valor nutritivo; su potencial inmunológico y la consecuente reducción de la morbilidad-mortalidad infantil, causadas por enfermedades diarreicas y enfermedades respiratorias agudas como la neumonía.

En especial, la leche materna tiene un impacto profundo en el salvataje de vidas de aquellos con una muy alta vulnerabilidad: los recién nacidos prematuros y con bajo peso al nacer, ya que al nacimiento su sistema inmune no se encuentra completamente desarrollado. De esta manera, la lactancia materna es una herramienta poderosa y económica para mejorar la salud y las tasas de supervivencia infantil, y no practicarla representa un factor de riesgo importante para los niños de padecer enfermedades crónicas y agudas e incluso de morbilidad y mortalidad infantil. Por su parte, las madres que no amamantan tienen mayores riesgos de sufrir cáncer de seno y ovario, sobrepeso después del parto, y tener intervalos cortos entre sus embarazos.

Asimismo, la leche materna es mucho más que alimento. Al amamantar se desencadenan en la madre y el niño hormonas queestimulan el apego y contribuyen a un vínculo estrecho entre ambos, necesario para el desarrollo emocional, físico e intelectual del recién nacido. Respecto a esto último, se ha comprobado que la l actancia materna mejora el desempeño mental de los niños: aquellos que han sido amamantados durante seis a nueve meses, tienen un coeficiente intelectual que supera en unos 6 puntos al de los amamantados durante menos de un mes. Este sólido hallazgo ha provocado que algunas personas denominen a la leche materna como “leche más inteligente”. Los lactantes alimentados exclusivamente con leche materna durante seis meses, en vez de cuatro meses, también gatean y caminan antes.

Por tales motivos, en la Argentina, desde el Ministerio de Salud de la Nación, se han promovido diversas iniciativas para fomentar el amamantamiento exclusivo hasta los seis meses de vida, y en forma complementada con alimentos hasta que los niños cumplan dos años.

La situación de la lactancia en la Argentina.

Nuestro país adhiere a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) sobre la importancia de promover la lactancia materna, en especial la exclusiva. Así, desde el Ministerio de Salud de la Nación se recomienda:

  • Inicio temprano de la lactancia materna, esto es, dentro de la primera hora del nacimiento de todos los recién nacidos a término, con una edad gestacional superior a las treinta y dos semanas o que nacen con un peso mayor a 1.500 gramos.

  • Lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida, es decir, la no ingestión de agua, otros líquidos o alimentos por parte de los recién nacidos durante ese período.

  • Lactancia materna ininterrumpida durante dos años o más con el agregado oportuno, adecuado y sin riesgos de alimentos complementarios, suministrados correctamente.

Pese a estas recomendaciones, según los datos de la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud (ENNyS 2007) si bien el 95,4% de los niños inician su alimentación mediante lactancia materna, a medida que transcurren los meses esta práctica comienza a perderse. Así, a los dos meses, el 57% de los niños se alimenta exclusivamente con leche materna, a los cuatro meses el 46%, y a los seis meses, solo el 36%. Esto significa que la lactancia exclusiva disminuye casi un 40% en los primeros dos meses de vida.También, los organismos internacionales y nacionales recomiendan introducir otros alimentos, adecuados e inocuos desde el punto de vista nutricional, recién a partir de los seis meses de edad y continuar con la lactancia materna frecuente y a demanda hasta los dos años de edad o más. Pero, en la Argentina la edad en la cual se incorporan alimentos adicionales a la leche materna es en general temprana: el 50% de los niños incorporan a su dieta vegetales cocidos y yogur al quinto mes de vida, en tanto que el 25% incorpora puré de vegetales, yogur, pan, galletitas o puré de frutas al cuarto mes3. “El crecimiento infantil no mejora con la alimentación complementaria antes de los seis meses, aún en condiciones óptimas (es decir, con alimentos inocuos y nutritivos), y los alimentos complementarios introducidos antes de los seis meses tienden a desplazar la leche materna” 4.

En relación a la continuidad del amamantamiento hasta los veinticuatro meses, son las madres pobres, en especial las que se encuentran en situación de indigencia, las que tienden a continuar la lactancia en mayor proporción. El 65,8% de las madres indigentes sigue amamantando a su bebé al año de vida y lo mismo hace el 61,7% de las madres pobres no indigentes, porcentaje que disminuye al 42,7% de las madres no pobres. Asimismo, al segundo año de vida, solo el 22,8% de las madres no pobres continúa alimentando con leche materna a su hijo, porcentaje que prácticamente se duplica para el caso de las madres indigentes –38,6%–El mantenimiento de la lactancia materna después del año de edad, e incluso hasta los dos años, protege la salud infantil y reduce los riesgos potenciales de los niños cuya familia se encuentra en situaciones de precariedad social. “La lactancia materna sigue ofreciendo un aporte nutricional importante pasado el primer año de vida. Los niños de doce a veintitrés meses de edad amamantados, que tienen una ingesta promedio de leche materna (aproximadamente 550 g/d en países en vías de desarrollo; OMS/UNICEF, 1998) reciben 35% a 40% del total de sus requerimientos energéticos a partir de la leche materna”

En síntesis, aunque la práctica de mantener la alimentación de los bebés exclusivamente con leche materna se ha incrementado entre las madres argentinas (del 7,3% en 1998 al 36% en 2007), en la actualidad la mayoría de los niños en este país no son alimentados según las recomendaciones nacionales e internacionales.

Motivos de abandono de la lactancia materna.

La edad de abandono de la lactancia materna muestra un valor medio de siete meses. Según los datos de la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud (ENNyS), el 25% de los niños/as abandona la lactancia al cuarto mes, en tanto que el 50% es amamantado al menos durante siete meses6. La mayoría de las razones que impulsan a las madres a suspender la lactancia materna no obedecen a situaciones de compromiso de la salud del niño. Los principales motivos de abandono referidos por las madres fueron: “Me quedé sin leche”; “Dejó él solo”; y “Tuve que salir a trabajar”.

Según los datos de la ENNyS, más de la mitad –54%– de los niños que deben abandonar la lactancia al tercer mes de vida lo hacen porque sus madres “se quedaron sin leche”. Sin embargo, sólo un porcentaje reducido de mujeres muestra insuficiencia de leche debido a causas fisiológicas, mientras que en la mayor parte de los casos se debe a que muchas de ellas no saben que la producción de leche aumenta gracias a la succión del bebé. Por lo tanto, “si bien este es un problema frecuentemente expresado por las madres, la falta de leche real es un problema muy poco frecuente. Cualquier instancia, tanto materno o infantil, que determine una inadecuada extracción de leche puede resultar en una disminución de la producción” 8. Por consiguiente, uno de los factores de mayor incidencia en el abandono de la lactancia materna es la falta de información y acompañamiento de las madres. Así, para lograr una lactancia exitosa es necesario que ellas conozcan las técnicas adecuadas de amamantamiento:

  • Cómo lograr un buen acoplamiento del lactante, qué duración debe tener cada puesta al pecho, con qué periodicidad se debe amamantar al niño/a, entre otras. Asimismo, deben ser informadas de qué manera esta rutina es afectada por el uso de chupetes y mamaderas.

Otra de las causas de abandono de la lactancia está relacionada con uno de los cambios más significativos para la estructura y la dinámica familiar tradicional acontecido en las últimas décadas: la incorporación masiva de las mujeres al mercado laboral. Pese a que en la actualidad existen métodos para extraer y conservar adecuadamente la leche materna, los datos de la ENNyS revelan que los motivos laborales son la segunda causa de abandono de la lactancia en los primeros seis meses de vida del bebé, período en el cual la leche materna resulta insustituible.

Las mujeres enfrentarían así un conflicto de roles al tratar de compatibilizar su función de trabajadoras con el de madres, sobre todo cuando eligen amamantar a sus hijos. Aquí se vislumbra un espacio importante para implementar acciones de corresponsabilidad social para la conciliación trabajo y familia, entre las cuales se debe incluir la práctica de la LM.

Corresponsabilidad social: el camino para mejorar la práctica de la lactancia materna

La promoción de la lactancia materna es una de las mejores “apuestas” de la salud pública. Tiene un enorme efecto sobre la reducción de la morbilidad y mortalidad infantil y también posee una elevada sensibilidad al cambio como resultado de intervenciones en el campo de la salud pública. Las investigaciones han demostrado que los comportamientos maternos individuales pueden ser modificados favorablemente y que estos cambios individuales contribuyen, de manera colectiva, a una tendencia nacional positiva en los patrones de LM.

Para asegurar que todos los recién nacidos se beneficien de la lactancia materna, se requiere de un esfuerzo de corresponsabilidad social en el cual se involucren los gobiernos; los sistemas de salud; las industrias que fabrican alimentos infantiles; las empresas; las organizaciones sociales y la comunidad. El objetivo es asegurar que todas las madres vivan y se desarrollen en una sociedad en la cual la lactancia materna sea una opción fácil de ser practicada.

A continuación se enumeran algunas de las medidas que necesitan ser impulsadas e implementadas desde los diferentes ámbitos y actores de la sociedad:

Comunidad internacional

  • Incentivar el compromiso de los países para la protecciónpromoción y apoyo a la lactancia materna, como instrumento eficaz contra la desnutrición y mortalidad infantiles y como una de las formas más efectivas y económicas de brindar igualdad de oportunidades iniciales a todos los niños.

  • Continuar con la redacción y promoción de normativa para proteger la lactancia materna, e impulsar la estrategia de losHospitales Amigos de la Madre y el Niño. Avanzar en la comunicación y práctica masiva de la lactancia a través de la Alianza Mundial Pro Lactancia Materna (WABA).

Gobiernos

  • Elaborar y aplicar una estrategia integral de alimentación del lactante y niño pequeño.

  • Aplicar, vigilar y sancionar las violaciones al Código Internacional de Comercialización de los Sucedáneos de la Leche Materna.

  • Hacer respetar las disposiciones legales que existen para facilitar la lactancia materna en el ambiente laboral. Las mujeres trabajadoras tienen derecho a una o varias interrupciones por día o a una reducción diaria del tiempo de trabajo para la lactancia durante el primer año de vida de su hijo. Además, necesitan espacios seguros para extraer y almacenar su leche (lactarios en los lugares de trabajo) y tener acceso continuo a sus bebés durante el día (guarderías infantiles).

  • Promover los bancos de leche materna10, en los cuales algunas madres pueden donar sus excedentes de leche en forma gratuita y, bajo estrictos controles, ponerla luego a disposición de otras que no pueden amantar a sus hijos. En la actualidad, hay Bancos de Leche Materna en La Plata (Hospital San Martín); Mendoza (Hospital Lagomaggiore), Ciudad de Buenos Aires (Maternidad Sardá); Córdoba (Hospital Materno Neonatal); y Chaco (Hospital Dr. Julio Perrando – Resistencia).

Sistemas de Salud

  • Revitalizar las consejerías con personal capacitado y motivado para la promoción y apoyo de la lactancia materna, en todas las esferas pertinentes de la atención primaria de salud, en especial, en las maternidades y servicios de atención a los niños.

  • Expandir la Iniciativa Hospitales Amigos del Niño (IHAN) mediante el sistemático certificado y re-certificado, a fin de abarcar todos los establecimientos que brindan servicios de maternidad.

Empleadores

  • Cumplir con la legislación nacional sobre protección de la maternidad e informar a los trabajadores de sus derechos legales con arreglo a dicha legislación. La LM beneficia a los empleadores ya que los bebés se enferman menos, reduciendo el ausentismo de las empleadas.

  • Poner a disposición de las madres guarderías o salas de lactancia materna donde puedan, en privado, extraerse la leche y almacenarla de manera segura.

Industrias de alimentos infantiles

  • Cumplir con el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna y demás resoluciones nacionales dictadas al respecto.

Organizaciones de la Sociedad Civil

  • Fortalecer el acompañamiento de las madres en los distintos ámbitos de pertenencia: si bien la lactancia materna es un acto natural también es un comportamiento aprendido. En este sentido, hay muchas instancias de educación alimentaria que pueden ser instrumentadas, tales como la promoción de un mayor acompañamiento de los padres quienes también pueden encargarse del amamantamiento con leche materna previamente extraída, o la difusión en la comunidad de los beneficios de la lactancia y la posibilidad de donar excedentes de leche materna a los bancos de leche materna.

En suma, fomentar la cultura de la lactancia en la sociedad debe ser una responsabilidad compartida entre los distintos actores y ámbitos de la sociedad. Sólo si las madres viven la lactancia materna como una opción fácil de ser practicada será posible la extensión y mantenimiento de su práctica. Esto cobra mayor relevancia al observar el impacto de la lactancia materna en la prevención de la desnutrición y mortalidad infantil en el corto plazo, y en el desarrollo de las capacidades humanas de esos niños en el futuro.

Fuente: Observatorio de la maternidad