Tag

comedores

Curso de manejo inocuo de los alimentos para Centros Comunitarios y Organizaciones Sociales – UBA

Manipulador y emergencias 2015
27 de mayo y 3 de junio de 14 a 16 hs.
Fac. De Cs. Veterinarias UBA
Informes e inscripción cdc@fvet.uba.ar

Comedores escolares: exceso de calorías y déficit de nutrientes

Alimentación / Estudio en 61 escuelas de cinco provincias
Por Nora Bär | LA NACION

El telón de fondo es una epidemia rampante de sobrepeso y obesidad que afecta a alrededor de 40% de los chicos argentinos, sumada a déficits de micronutrientes como el calcio, el hierro y las vitaminas A y C. En ese contexto, el comedor escolar podría ser un servicio estratégico para complementar la alimentación infantil e infundir buenos hábitos de nutrición.

Sin embargo, una investigación del Centro de Estudios sobre Políticas y Economía de la Alimentación (Cepea) y las cátedras de Política Alimentaria y Evaluación Nutricional de la Escuela de Nutrición de la UBA, firmada por Sergio Britos, Agustina Saraví y Nuria Chichizola, indica que, en lugar de enriquecer, la alimentación refuerza la monotonía alimentaria y aumenta el consumo de calorías “vacías”, con una sobrecarga de azúcares agregados.

“Los almuerzos abundan en harinas muy refinadas, el 60% de las hortalizas que ofrecen son tomate enlatado y hay un déficit de fruta y leche”, dijo Britos, director del Cepea. Los investigadores también constataron que casi la mitad de las calorías de baja calidad nutricional y de los azúcares agregados de la dieta infantil provienen de la escuela.

Los menúes registrados por 23 encuestadores revelan que las principales fuentes alimentarias de la comida que se sirve en la escuela “se concentran en diez categorías: pan, carnes, productos «indulgentes», galletitas, pastas y arroz, bebidas e infusiones azucaradas, harinas y papa, aceites, azúcares, dulces y leche aportan, en ese orden, el 85% de la ingesta energética total”, escriben los autores. Los mismos alimentos aportan el 92% de las calorías de desayunos y almuerzos.

En el estudio, “sólo un 20% de los escolares comió en la escuela más de 100 gramos de frutas (una unidad chica) y un 8%, hortalizas -detalla Britos-. La mitad de las calorías que ingieren se originan en derivados de harinas refinadas y hortalizas feculentas”.

El primero de los trabajos que arrojan estos resultados se realizó en el municipio de Tigre entre abril y junio de 2011. El segundo, que recolectó la información entre junio y octubre del año pasado, fue un estudio multicéntrico en las ciudades de Buenos Aires, La Plata, Gualeguaychú (Entre Ríos), Córdoba y Salta. La muestra incluyó 61 escuelas y 1108 escolares de quinto y sexto grado. Aunque no tiene alcance estadístico como para extrapolarlos a todo el país, ofrece pistas que merecen ser tenidas en cuenta; especialmente porque, a pesar de la diversidad de sistemas y gestión de los servicios en cada una de las provincias (ver aparte), otros estudios describen realidades similares.

Según un informe reciente del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec), 11.500 escuelas públicas ofrecen desayuno, almuerzo y merienda (o alguna combinación de estas prestaciones) a 4,5 millones de chicos. El trabajo llega a la conclusión de que no siempre se cumplen las condiciones para garantizar comidas de calidad.

“Lo que más nos llamó la atención es la cantidad de azúcar de los desayunos -dice Britos-. Es por lejos el nutriente que más se encuentra en exceso en la dieta argentina y también en la de los escolares. Es mucho más problemático el exceso de azúcar que el de grasa. Además, hay déficits notorios de leche. Nosotros encontramos que el 40% de los chicos va a la escuela sin desayunar, y de los que sí lo hacen en su casa el 60% no toma leche. El 99% de los desayunos es inadecuado por su alto aporte en azúcares y la mitad de las calorías que ofrecen son dispensables.”

Otra sorpresa fue que un 26% de los chicos que comen en la escuela vuelven a hacerlo en su casa. “Es común escuchar que si no fuera por la escuela los chicos de hogares vulnerables no comerían, y la verdad es que no es así -aclara Britos-. En nuestro estudio, el porcentaje de chicos que comen las raciones más significativas fuera del hogar es mínimo, no supera el 4 o 5%. Es decir, la ingesta significativa se da en la casa y no en la escuela.”

ANTINUTRIENTES

La doctora Rosa Labanca, docente de la UBA y directora del Centro de Asistencia, Docencia e Investigación de la Sociedad Argentinade Obesidad y Trastornos Alimentarios (Saota), coincide: “No es necesario haber participado en el estudio para advertir que los chicos comen mayormente alimentos que no son nutrientes; son «antinutrientes», porque un exceso de carbohidratos interfiere con la absorción de vitaminas -afirma-. Basta con saber que ciertas galletitas tienen un 46% de azúcar en su elaboración para explicarse la obesidad prematura y la aparición de enfermedades metabólicas en los chicos. Es necesario regular bien la comida que se ofrece en la escuela.”

Para el doctor Silvio Schraier, ex presidente de la Sociedad Argentina de Nutrición, los resultados de estos estudios avalan lo que se ve diariamente en el consultorio.

“La obesidad y el sobrepeso infantil son cada vez más frecuentes -dice Schraier-. También las enfermedades asociadas, como la diabetes tipo II, que antes sólo se veía en adultos y hoy está apareciendo también en chicos.”

Según el director de la carrera de médicos especialistas en Nutrición de la UBA en el Hospital Italiano, las deficiencias de la alimentación escolar no se deben solamente a falta de recursos, de conocimiento o problemas logísticos, sino también a hábitos muy instalados en la sociedad: “Si uno pone un plato de pastas, papas o arroz, la mayoría va a terminar comiendo; en cambio, una ensalada es más rechazada y hasta se presta a burlas”, comenta.

Y enseguida agrega: “Sin embargo, hay experiencias exitosas, como la que viene haciéndose en Rosario, donde desde hace cuatro años se impulsan los quioscos saludables y les fue tan bien que hasta los chicos los reclaman. Éste es un problema que excede a un gobierno, a las empresas e incluso a las familias. Requiere un esfuerzo mancomunado y una educación colectiva. Lleva mucho tiempo instalar buenos hábitos alimentarios”.

“Prima la idea de que hay que dar de comer -concluye Britos- y cuanto más, mejor. Así nos va.”.

http://www.lanacion.com.ar/1715789-comedores-escolares-calorias-de-mas-y-deficit-de-nutrientes

Talleres de interés para Centros Comunitarios, Comedores, Voluntarios, Comedores escolares y Comunidad en general

TALLER  DE MANIPULADORES  DE ALIMENTOS PARA C. COMUNITARIOS 

Los días Miércoles 7 y 14 de Mayo del 2014 14 a 16 hs.

TALLER DE PREVENCION DE LAS ENFERMEDADES INFANTILES EN CENTROS COMUNITARIOS

PREVENCION DE ACCIDENTES Y PRIMEROS AUXILIOS

Día miércoles 21 de mayo de 14 a 16 hs.

TALLER DE NUTRICION PARA NIÑOS QUE ASISTEN A CENTROS COMUNITRIOS

OPTIMIZACION DE RECURSOS ALIMENTARIO EN C.COMUNITARIOS

Día miércoles 28 de Mayo, de 14 a 16 hs

Gratuito. Se entregaran certificados de asistencia.

Participantes:

El centro de Desarrollo Comunitario junto al Voluntariado de Inocuidad de los Alimentos de la Facultad de veterinarias UBA, Facultad de Medicina, Escuela de Nutrición  UBA Prohuerta y Fundacion Espacios Verdes

En: Facultad de Veterinarias UBA. Chorroarin 280 CABA. Pabellón central

Centro de Desarrollo Comunitario-CDC
Facultad de Cs. Veterinarias. UBA.
cdc@fvet.uba.ar
TE: 54 11 4524 8477- 4524 8374
HORARIO: 8.30 A 14 HS
http://cdcfvet.blogspot.com/

Manual para comedores comunitarios

Alimentación Saludable e Higiene de alimentos para Comedores Comunitarios

  • ¿Para qué nos sirve comer bien?
  • 10 Consejos para una alimentación saludable
  • ¿Cómo conservamos los alimentos?
  • ¿Cómo distribuir los alimentos en la heladera?

 

Guía de alimentación

Autoras: Dra. Patricia Lucía Casavalle – Lic. Laura Soledad Romano / Junio 2009

Alimentación saludable en las diferentes etapas de crecimiento (Actividad práctica)

Alimentación saludable