Tag

agua

Una solución fácil y económica para filtrar el arsénico del agua

Una solución fácil y económica para filtrar el arsénico del agua

San José del Boquerón es una localidad ubicada al noroeste de Santiago del Estero. La mayoría de sus habitantes son campesinos y su actividad económica se basa en la explotación del carbón y los postes de quebracho. En la región viven alrededor de siete mil personas que se agrupan en varias poblaciones con notables dificultades de infraestructura y pocos recursos para afrontar estas carencias. No tienen energía eléctrica, y sus napas de agua están contaminadas con arsénico.

Desde nuestra Facultad de Ingeniería, se abordó esta problemática para brindar una solución fácil y económica que consiste en un filtro de agua casero. A la vez, se trabaja para concientizar a la población sobre las enfermedades que ocasiona consumir agua contaminada.

El responsable del proyecto, Guillermo Blasón, sj (GB) y dos alumnos de Ingeniería Industrial,Guillermo Kozameh (GK) de 24 años y Pablo Guanca (PG) de 26, nos contaron acerca de esta experiencia. El proyecto ha sido seleccionado para ser expuesto en el VIII° Congreso de Ingeniería Industrial (COINI) que se realizará del 12 al 15 Noviembre en la Universidad Tecnológica Nacional (UTN).

–¿Concretamente qué es y que es lo que produce el arsénico en las personas?

P– Es un metal que se encuentra en algunas zonas y que contamina las napas de agua. Entre otras cosas, puede producir cáncer.

GB– Otra enfermedad que produce se llama Hacre o hidroarsenicismo crónico regional endémico que se manifiesta con problemas en la piel.

GK– La contaminación con arsénico es silenciosa porque se va acumulando en el cuerpo. Yo soy de Santiago y mi papá fue médico regional. Siempre me contaba que cuando le das la mano a una persona te das cuenta de que puede llegar a tener hacre porque las plantas de los pies y las manos se vuelven muy ásperas y callosas y esto mismo se puede manifestar en un órgano interno. También produce manchas en los dientes. Se da mucho en Santiago y Chaco.

–¿Cuál es la problemática concreta del agua?

GB– En la zona de santiago las dos primeras napas que están a 80 y a 200 mts. están contaminadas con arsénico. Hay poblaciones que se ubican en la costa del río Salado y esas consumen el agua del río que, aún sin un tratamiento adecuado, es la mejor y más sana. Otros usan aljibes en los que juntan el agua de las lluvias y que son compartidos por varias familias. Los pozos en general son muy costosos y por lo tanto, inaccesibles.

GK– Nosotros veníamos utilizando el índice de límite de arsénico de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que indica 0.01 miligramo por litro, pero desde el Laboratorio Central de Ciencias Químicas nos hicieron conocer el Código Alimentario Argentino donde dice que lo permitido es 0.05.

P– Sí, de todas formas, el nivel de arsénico del agua de esa zona es cinco veces más de lo permitido por la OMS.

–¿Cómo llegaron a trabajar allí?

GB–  En 2011 nos acercamos por nuestra vinculación con tres jesuitas que viven en una parroquia que está en la zona de Boquerón. Visitamos el lugar con la idea de  iniciar algunos proyectos de Responsabilidad Social Universitaria. Comenzamos con la Facultad de Ciencias Agropecuarias (FCA) haciendo unos lotes demostrativos de pasturas para la gente que cría animales, después con gente de Tecnología de los Alimentos que ayudaban a un grupo de apicultores a hacer productos de miel (caramelos, chupetines) y otros colaboraban en un a huerta comunitaria. Así fue como nos comentaron sobre esta necesidad de la gente que está alejada del río y consume agua contaminada y Fernando Pedri, el actual Decano de la FCA, comenzó con un grupo en 2012 el proyecto del filtro. Recién en 2014 pudimos llevar un modelo para utilizarlo.

–¿Qué se necesita para hacer un filtro?

P– Se necesita muy poco: dos botellas de plástico de 2 litros y cuarto; una tela de 45 x 15 cm; un alfiler o alambre; cuatro paquetes de virulana de acero (gris) y 50 gramos de algodón cortados en dos partes. La virulana reacciona ante el arsénico que queda depositado allí. El algodón y la tela se utilizan como filtro de otras partículas y del metal que pierde la virulana. Hoy aproximadamente serían entre 27 y 30 pesos por filtro y esto rinde 45 litros.

GB– El proceso se denomina adsorción y de esta forma las partículas se pegan a la superficie y el óxido de hierro queda atrapado en el algodón y la tela.

GK–Las capas de algodón se deben cambiar y la virulana se lava cada 15 litros. Después de tres ciclos se reemplaza todo. El primer prototipo era muy básico pero se fue perfeccionando y ahora estamos trabajando para ver si se puede aumentar la utilidad de los materiales y que pueda rendir más. Pablo y yo estamos haciendo nuestra tesis sobre este tema.

–¿Qué cantidad de familias utilizan este método para filtrar el agua?

GB– No tantas como nosotros quisiéramos aunque la gente es bastante conciente del problema del arsénico. Cuando comenzamos con esto, explicamos el procedimiento en una de las localidades que tiene más de 600 habitantes. Cuando volvimos pensamos que muchas familias lo estarían poniendo en práctica pero no fue así. Hay costumbres que ya están muy arraigadas y es difícil cambiarlas por eso digo que la concientización es parte de la riqueza del proyecto, para que las personas entiendan la magnitud del problema. En este sentido, creo que se han abierto como dos frentes en el proyecto: por una parte lo técnico y por otra lo cultural que es mucho más arduo.

–En relación a las enfermedades ¿Llevan algún registro?

GB– Hasta ahora no, y en eso estamos intentando hacer algo ya que muchas veces hemos medido el arsénico en el agua, pero no cuán contaminada está la gente. En el caso de una familia cuyo padre falleció, ellos se hicieron los estudios que se miden los gramos de arsénico en el pelo. De acuerdo a eso, se establece que tan contaminada está una persona y los valores que dieron esos estudios son altos.

Queremos invitar a las distintas facultades a que se sumen a este proyecto. Una línea podría ser trabajar con Medicina para hacer estas mediciones y también queremos analizar con la FCA qué pasa con las verduras que se riegan con este agua y también con la ingesta de carne de animales que la consumen.

El Laboratorio Central de Ciencias Químicas colabora con nosotros desde hace tiempo con los análisis del agua.

–Como alumnos ¿Cómo se acercaron al proyecto y cómo valoran la experiencia?

P– Para mí lo más interesante fue poder solucionar un problema concreto de gente que lo necesita. Además, el proyecto ha sido seleccionado para ser expuesto en un  Congreso Nacional de Ingeniería Industrial que se realizará en breve en la UTN.

GK– En mi caso me acerqué porque soy santiagueño. No tenía idea que a 200 Km. de la capital podía encontrarme con esta realidad. Es muy fuerte porque ves que hay gente que no tiene nada y esa la gente que más da. Hay muchos niños y por eso queremos que este proyecto siga y que se descubran cosas nuevas.

http://www2.ucc.edu.ar/noticiasucc/una-solucion-facil-y-economica-para-filtrar-el-arsenico-del-agua/

Lactancia: cómo amamantar y cuidar los pezones

ALAS = Aire + Leche + Agua + Sol

 

Lactancia: cómo amamantar y cuidar los pezones

El primer gran cuidado es justamente la prendida del bebé al pecho, y tener en cuenta algunas pautas de protección para prevenir que los pezones se agrieten o duelan

Una de las principales inquietudes que las madres presentan al momento de amamantar es el cuidado que hay que tener con los pezones. Muchas veces existen mitos o temores por parte de las madres respecto a un especial cuidado o trabajo que hay que tener con los pezones para poder amamantar. Por ello, el primer gran cuidado es justamente la prendida del bebé al pecho, y tener en cuenta algunas pautas de protección para prevenir que los pezones se agrieten o duelan.

Es importante que cada madre tenga la información adecuada y sepa que existen muchas variaciones en lo que respecta a tamaño y forma de los pechos de las mujeres, y que la producción de leche no depende de ello. Algunas pautas de protección de los pezones para tener en cuenta son:

– Libre demanda, ofrecer el pecho al niño y amamantar con mucha frecuencia y sin restricciones horarias para conseguir un alivio en las mamas.

– Extracción, es importante extraerse leche luego de la mamada si los pechos han quedado muy llenos aún. Esta leche puede almacenarse para dársela luego al bebé.

– Buena prendida, es necesario que el bebé esté bien prendido: con la boca bien abierta, su pera tocando el pecho de la madre, y su labio inferior debe estar hacia afuera. El bebé debe succionar, detenerse y volver a succionar, con succiones profundas y lentas.

– Aire, los pezones necesitan aire como medida preventiva ya que van a estar en contacto con la humedad todo el tiempo entonces cuanto más las madres puedan tener los pechos aireados será mejor así se evita la constante humedad.

– Leche, se recomienda pasarse la mayor cantidad de veces posible leche por los pezones y por la areola porque tiene propiedades antibióticas, regenerativas antisépticas, para lubricar y suavizar el tejido del pezón. Evitar aplicar ungüentos en los pezones, y en caso de dolor, conviene usar leche del final de la toma para calmar el dolor.

– Agua, los pechos deben lavarse solamente con agua y hay que evitar los jabones, aceites, o cualquier producto que puede alterar el pH de la piel o irritarla, ya que puede interferir con la lubricación natural de la misma.

– Sol, es aconsejable cuando las madres tienen tiempo durante el embarazo, exponer los pechos al sol durante unos diez o quince minutos, siempre teniendo en cuenta el tema de los horarios no recomendables de exposición y la cantidad de tiempo. Está demostrado que el sol tiende a sanar los pezones agrietados y hace que se sequen más rápidamente.

El maravilloso acto de amamantar es el mejor modo de continuar vínculo que el bebé tenía con su madre en su vida intrauterina en el mundo exterior, y es importante saber que si se presentan algunas dificultades como grietas o lastimaduras en los pezones se puede intentar los cuidados mencionados o en algunos casos también pedir ayuda, para poder disfrutar plenamente este momento tan especial.

Fuente: revistabuenasalud.cl

http://www.rosario3.com/noticias/Lactancia-como-amamantar-y-cuidar-los-pezones-20151101-0026.html

Captación y almacenamiento de agua de lluvia – FAO

Opciones técnicas para la agricultura familiar en América Latina y el Caribe

a-i3247s

Diez recomendaciones de expertos para que los chicos tomen más agua

El CESNI elaboró un decálogo en base a un libro que acaba de lanzar para propiciar una hidratación saludable desde la infancia.

HidratacionSaludable

 

El papel de los padres para ofrecer y hacer disponible el agua es clave, dicen los expertos.

Las épocas en las que los chicos corrían al bebedero tras un partido de fútbol en la plaza o un recreo agitado en el colegio quedaron atrás. Esos grifos son hoy prácticamente piezas de museo y una buena representación simbólica de una realidad preocupante: los chicos toman poca agua y en su lugar la reemplazan por bebidas azucaradas, que contribuyen a la pandemia de obesidad y diabetes y las enfermedades crónicas asociadas a esos cuadros. Con el objetivo de mejorar el perfil de ingesta de líquidos de los más chicos, el Centro de Estudios para la Nutrición Infantil (CESNI) acaba de lanzar un libro con recomendaciones realizadas por expertos.

El libro Hidratación saludable en la infancia puede descargarse en forma gratuita desde Internet. Es fruto de las conclusiones de un taller que reunió a importantes referentes de salud pediátrica del país, entre los que se cuentan Esteban Carmuega, director del CESNI; Hernán Rowensztein, jefe de clínica pediátrica del Hospital Garrahan; Rosana Labanca, nutricionista y miembro de la comisión directiva de la Sociedad Argentina de Obesidad y Trastornos Alimentarios (SAOTA) y Romina Sayar, vicepresidente de la Asociación Argentina de Nutricionistas y Nutricionistas Dietistas (AADYND), entre otros.

La fisiología y balance de agua, los hábitos de consumo, las iniciativas y políticas públicas relacionadas con la promoción de hábitos saludables, la seguridad de los edulcorantes, el eventual papel del sodio en el agua, así como las modificaciones fisiológicas a lo largo del ciclo vital y nuevas evidencias sobre el impacto de la sub-hidratación, son algunos de los temas que aborda el libro publicado recientemente. Sobre esa base, desde el CESNI elaboraron un decálogo de recomendaciones para una hidratación saludable desde la niñez:

1) Comenzar el día con un vaso de agua: agregar un vaso de agua al desayuno es una buena práctica para comenzar el día bien hidratado.

2) No esperar a que el chico tenga sed: en la escuela y en casa debemos asegurarnos de que beba suficiente agua a lo largo del día.

3) Poner siempre una jarra de agua en la mesa: enseñar a los chicos a preferir el agua, sobre todo al comer.

4) Como adulto, dar el ejemplo: no se olvide de la importancia de la imitación.

5) Prevenir la deshidratación en el deporte: beber agua antes, durante y después de hacer deportes es importante para tener un buen rendimiento.

6) Facilitar el acceso al agua en la escuela: un libre acceso al agua puede tener efectos positivos en el rendimiento cognitivo de los niños y su estado de vitalidad.

7) Mantener una fuente de agua cerca cuando están activos:(plazas, juegos, cumpleaños), en épocas de calor o cuando se encuentran en ambientes climatizados, recordar que la calefacción y el aire acondicionado aumentan las perdidas insensibles de agua corporal.

8) Prevenir las caries: tomar agua ayuda a prevenir las caries porque esta bebida no ataca la estructura del esmalte dental.

9) Recordar que siempre el agua es la mejor opción: se recomienda limitar el consumo de bebidas azucaradas y no endulzar en exceso las infusiones.

10) Mirar el color de la orina: es un test simple de realizar; si el color es claro y transparente el niño está bien hidratado.

El estudio HidratAR realizado en 2010 por el CESNI reveló que 6 de cada 10 chicos “tiene a lo largo de la semana un patrón de ingesta de bebidas e infusiones con azúcar exclusivamente”, señaló la licenciada María Elisa Zapata. Las bebidas azucaradas inciden en sobrepeso y la obesidad y siembran el campo para enfermedades como la diabetes tipo 2 que empieza a aparecer a edades más tempranas. También son grandes responsables de las caries, ya que el azúcar propicia la aparición de bacterias cariogénicas.
No se trata de prohibir, dice Zapata, si no de promover “reemplazos más saludables” reservando las gaseosas y el consumo de otras bebidas con azúcar para ocasiones especiales. “El papel de los padres para ofrecer y hacer disponible el agua es clave, así como también es fundamental la accesibilidad en el ámbito educativo y en los espacios públicos”, apunta Labanca.

Una deshidratación leve cercana al 2% -que en un nene de 8 años puede representar un balance negativo de medio litro de agua- incide en el rendimiento cognitivo produciendo disminución de la atención y afecta la memoria inmediata y el estado de ánimo del chico. Por eso Rowensztein insiste en que es imperativo que durante la jornada escolar el niño acceda a fuentes de agua. Y concluyó: “Los niños no son adultos pequeños, por lo tanto sus condiciones particulares hacen que tengamos que ajustar los requerimientos hídricos. Los niños, hasta alcanzar cierta edad, dependen de los adultos para satisfacer su sed, y una interpretación correcta de sus necesidades es fundamental para mantener una adecuada hidratación. Por otro lado, en situaciones especiales como exceso de calor, enfermedades (diarreas, fiebre) e inclusive en la práctica deportiva, se deben ajustar sus necesidad de líquidos, recordando que los niños son más propensos a deshidratarse que los adultos”.

Embarazo

descarga (1)

Esta presentación fue desarrollada por RSE, Licenciatura en Nutrición de Universidad Maimónides.

presentacion embarazo

Presenta indicaciones sobre consumo de café, agua, etc. basados en la siguiente bibliografía BIBLIOGRAFIA EMBARAZO RSU