Category

Bibliografía

Los años formativos y guía para padres de prematuros de Maternidad Sarda

semana prematuro

Los años formativos

Guia_para_Padres_de_Prematuros

DERECHO 6: Cada prematuro tiene derecho a la prevención de la ceguera por retinopatía del prematuro (ROP).

DERECHO 10: Las personas que nacen de parto prematuro tienen el mismo derecho a la integración social que las que nacen a término.

 

Guías y videos sugeridos para consultas de lactancia materna (Dr. Newman en inglés)

Para cuando el bebé no se está prendiendo correctamente al pecho, no puede extraer suficiente leche en cada toma y no estimula tu producción, el siguiente video del Dr Jack Newman, experto canadiense en lactancia materna, puede ayudar a corregir el agarre: http://vimeo.com/28619032

También se puede intentar usar una técnica para estimular la bajada de la leche: la compresión del pecho durante la mamada para ayudar al bebé que no mama con mucha fuerza.

Estos dos links muestran la técnica

http://www.breastfeedinginc.ca/content.php?pagename=vid-4dayold

https://www.youtube.com/watch?v=Wj9tLgYn-bA

 

Informes Anuales de la Deuda Social de la Infancia (UCA)

Informes Anuales de la Deuda Social de la Infancia

Serie del Bicentenario (2010 – 2016) Año IV“Evolución del desarrollo humano y social de la Infancia desde un enfoque de derechos” (pdf)

Presentación 2014

Vídeo: “San Antonio de los Cobres” – Salta

Vídeo institucional de la presentación del informe (10/09/14)

Barometro Infancia 2013 Serie del Bicentenario (2010 – 2016) / Año III“Hacia el pleno ejercicio de los derechos en la niñez y adolescencia” (pdf)

Nota de Investigación I: Índice de cumplimiento de derechos en la infancia por Ianina Tuñon (pdf)

Presentación 2013

Serie del Bicentenario (2010 – 2016) / Año II“La infancia argentina sujeto de derecho. Progresos, desigualdades y desafíos pendientes en el efectivo cumplimiento de los derechos de niños, niñas y adolescentes”(pdf)

Descargar Capítulos

Presentación 14.08.12

Argentina 2010: Situación de la Infancia a Inicios del Bicentenario Serie del Bicentenario (2010 – 2016) / Año IArgentina 2010: Situación de la Infancia a Inicios del Bicentenario (pdf)
Estado de Situación. Informe Especial.Infancias en observación: progresos, ausencias y desigualdades(pdf)
Barómetro de la Deuda Social de la Infancia 2010 Número 4 – Año 2010Argentina 2009: La Deuda Social con la Niñez y la Adolescencia: Magnitud, evolución y perfiles.(pdf)
Barómetro de la Deuda Social de la Infancia 2009 Número 3 – Año 2009Argentina 2004-2008: Condiciones de vida de la Niñez y Adolescencia (pdf)
Barómetro de la Deuda Social de la Infancia 2008 Número 2 – Año 2008Argentina 2007: Condiciones de vida de la Niñez y Adolescencia.Una mirada desde la perspectiva de los derechos. (pdf)

 

Barómetro de la Deuda Social  de la Infancia - 2008 Número 1 – Año 2006Argentina 2006: Condiciones de vida de la niñez (pdf)

 

 

El gluten, la lactancia materna y la enfermedad celiaca, ¿qué hay de nuevo?

González Rodríguez MP, Flores Antón B. El gluten, la lactancia materna y la enfermedad celiaca, ¿qué hay de nuevo? Evid Pediatr. 2014;10:63.

AVC | Artículos Valorados Críticamente

Størdal K, White RA, Eggesbø M. Early feeding and risk of celiac disease in a prospective birth cohort. Pediatrics. 2013;132:e1202-9.

D.O.I.: 10.1542/peds.2013-1752.

Revisores: González Rodríguez MP1, Flores Antón B2

1CS Algete. Imsalud. Madrid (España).
2Hospital Universitario de Fuenlabrada. Madrid (España).
Correspondencia: María Paz González Rodríguez. Correo electrónico: pazgonz@gmail.com

Palabras clave: nutrición infantillactancia maternaglutenenfermedad celiaca

Keywords: child-nutritionbreastfeedingglutenceliac disease

Fecha de recepción: 19/08/2014   Fecha de aceptación: 23/08/2014   Fecha de publicación: 17/09/2014

Resumen Estructurado

Objetivo: estudiar el efecto de la edad de introducción del gluten en el riesgo de padecer enfermedad celiaca (EC), ajustado por la duración de la lactancia materna y por el riesgo de EC.

Diseño: estudio de cohortes prospectivo (estudio noruego de casos y controles anidado en una cohorte de madres e hijos).

Emplazamiento: estudio poblacional realizado en Noruega.

Población de estudio: cohorte prospectiva de 106 917 niños de Noruega, en el periodo desde 1999 hasta 2008, que corresponden al 38,7% de las mujeres a quienes se solicitó participar en el estudio noruego. Rellenaron cuestionarios en las semanas de embarazo 17, 22 y 30, y a las edades de 6 y 18 meses, 3, 5, 7, 8 y 12 años. De 2008 a 2011 se recogieron los datos de esta cohorte de niños en la base de registro de datos de los hospitales noruegos. Se excluyeron los que tenían información incompleta de la exposición al gluten a los seis meses o sobre enfermedad celiaca materna.

Evaluación del factor de riesgo: la fecha de introducción del gluten se registró con un cuestionario a los seis meses de edad. Se preguntó acerca de la lactancia materna y de la introducción de sólidos cada mes desde el nacimiento.

A partir de los 18 meses, pregunta acerca de lactancia materna en intervalos de tres meses. Para calcular la duración de la lactancia se utilizaron las medianas de dichos intervalos.

Medición del resultado: la EC se identificó a través de cuestionarios (70 niños) y del registro de pacientes noruegos (395 niños). El diagnostico de EC se realizó siguiendo los criterios de la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica (ESPGHAN) en 1991, por lo que todos los niños tuvieron biopsia intestinal. Se identificaron como celiacos los niños que tenían registrado en dos ocasiones el código de EC en la base de registro de datos de los hospitales noruegos (el código de EC se introduce cuando se solicita la biopsia intestinal y no se retira incluso si no se confirma el diagnóstico). Se realizó un análisis de sensibilidad mediante imputaciones múltiples de datos faltantes de las variables principales en la base completa (106 917 recién nacidos) y no se observaron diferencias en los resultados respecto a la base analizada.

Resultados principales: se dispuso de información completa hasta los 6 meses en 324 niños con EC y en 81 843 controles, y hasta los 18 meses en 287 niños con EC y 67 628 controles.

El gluten se inició antes de los cuatro meses en el 8%, a los 5-6 meses en el 45,3% y después de los seis meses en el 46,6%.

Se diagnosticó EC en 3,68/1000 niños con introducción de gluten a los 5-6 meses, en comparación con 4,15/1000 después de los seis meses y 4,24/1000 antes de los cuatro meses.

Tras el ajuste por edad, sexo, lactancia y EC materna, la introducción mas allá de los seis meses se asoció con mayor riesgo de EC (odds ratio ajustada [ORa]: 1,27; intervalo de confianza del 95% [IC 95]: 1,01 a 1,65; p = 0,045). La introducción precoz del gluten no se asoció con aumento de la EC.

La duración media de la lactancia materna fue similar en los casos y en los controles. En los niños amamantados más de 12 meses, la ORa para EC fue 1,59 (IC 95: 0,96 a 2,62) si el gluten se introdujo después de los seis meses.

En el análisis ajustado por EC materna, edad, sexo del niño y edad de introducción de gluten, la lactancia materna por encima de los 12 meses, en comparación con menos de 6 meses, se asoció con un aumento del riesgo de EC: ORa: 1,49 (IC 95: 1,01 a 2,21, p = 0,046). La duración intermedia de la lactancia materna de 6 a 12 meses no tuvo asociación significativa (ORa: 1,27; IC 95: 0,85 a 1,86).

En los amamantados un mes más allá de la introducción de gluten comparados con los no amamantados, no hubo diferencia significativa de la incidencia de EC (ORa: 1,17; IC 95: 0,74 a 1,87).

Conclusión: el estudio encuentra un aumento del riesgo de EC en niños que reciben gluten después de los seis meses y en los que son amamantados después de los 12 meses.

Conflicto de intereses: no existe.

Fuente de financiación: financiado por el Ministerio de Salud y el Ministerio de Educación e Investigación de Noruega.

Comentario Crítico

Justificación: para que se produzca EC son necesarios el gluten en la dieta y la predisposición genética. El momento de exposición y la cantidad de gluten influyen en el riesgo de EC, pero no se conoce el momento óptimo, siendo mayor la incidencia si se introduce antes de los cuatro meses y de forma tardía, por encima de los siete meses. En los estudios realizados, la lactancia materna tiene un efecto protector1,2. El objetivo de este estudio es añadir información acerca de la relación entre la EC, la introducción de gluten y la lactancia materna.

Validez o rigor científico: la pregunta está claramente definida, con una población amplia y un seguimiento adecuado. Se excluyó al 23% de los niños por falta de datos con características de edad, sexo y EC materna similares a los incluidos. Los casos están definidos por encuestas a los padres o por registros hospitalarios repetidos. Los resultados se midieron con variables subjetivas que incluyeron el recuerdo de la introducción de la alimentación en los meses previos, por lo que puede producirse sesgo de memoria. No se describe cómo se rellenaron los cuestionarios, ni si el investigador era conocedor de la enfermedad del niño. La relación entre la introducción de gluten más allá de los seis meses y la mayor incidencia de EC es significativa, con un IC 95 inferior muy cercano a la unidad; lo mismo ocurre con la asociación entre EC y lactancia materna por encima del año. La asociación de EC y lactancia materna no es significativa entre los 6 y los 12 meses, por lo que la duración de la lactancia no puede relacionarse con un aumento del riesgo de EC, a pesar de que el estudio encuentre un aumento de riesgo en los amamantados más de 12 meses.

Importancia clínica: la incidencia de EC poblacional fue de 3,99/1000 habitantes; en la población no expuesta (que tomó gluten entre los cinco y los seis meses) fue de 3,68/1000, y en los que recibieron gluten por encima de los seis meses, de 4,13/1000. La introducción del gluten mas allá de los seis meses aumenta 1,2 veces el riesgo de EC respecto a la introducción a los 5-6 meses (ORa: 1,27; IC 95: 1,01 a 1,65). La introducción antes de los cuatro meses no se asoció con incremento de EC (ORa: 1,05, IC 95: 0,69 a 1,58).

La diferencia de incidencias fue de 0,47/1000; la proporción atribuible en los expuestos, de 0,10/1000, y la proporción atribuible en la población, de 0,077/1000. Esto indica que en los niños que iniciaron el gluten por encima de los seis meses, el 0,1/1000 de los casos de EC se deberían a la introducción tardía*.

La ESPGHAN3 recomienda introducir el gluten no antes de los cuatro meses ni después de los siete, hacerlo en pequeñas cantidades y mientras los niños reciben lactancia materna. La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses (180 días) de edad4.

Aunque no se conoce la fisiopatología, los estudios apoyan la protección de la lactancia materna en la prevención de la EC1,2,5. Se está llevando a cabo un estudio PREVENT-CD para analizar la influencia de factores nutricionales, genéticos y ambientales en el desarrollo de EC.

Aplicabilidad en la práctica clínica: la recomendación actual de no introducir el gluten después de los siete meses se ve reforzada con este estudio. Parece recomendable seguir con la introducción de la alimentación complementaria a los seis meses (por encima de los 180 días de edad) y el gluten a los 6-7 meses.

Aunque este estudio afirma que al introducir el gluten a los 5-6 meses disminuye ligeramente el riesgo de EC, las consideraciones metodológicas antes expuestas y la proximidad a la unidad de los intervalos de confianza, hacen necesarios más estudios para recomendar la introducción precoz del gluten. Dichos estudios deberían tener en cuenta en su diseño las recomendaciones vigentes y tomar en consideración el riesgo de abandono de la lactancia y los efectos que ello conlleva.

Conflicto de intereses de los autores del comentario: no existe.

*Datos calculados por los revisores del artículo a partir de los datos originales.

Cómo citar este artículo

González Rodríguez MP, Flores Antón B. El gluten, la lactancia materna y la enfermedad celiaca, ¿qué hay de nuevo? Evid Pediatr. 2014;10:63.

Bibliografía

  1. Ivarsson A, Myléus A, Norström F, van der Pals M, Rosén A, Högbert L, et al. Prevalence of childhood celiac disease and changes in infant feeding. Pediatrics. 2013;131:e687-94.
  2. Szajewska H, Chmielewska A, Piescik-Lech M, Ivarsson A, Kolacek S, Mearin ML, et al. Systematic review: early infant feeding and the prevention of coeliac diseases.Aliment Pharmacol Ther. 2012;36:607-18.
  3. Agostoni C, Decsi T, Fewtrell M, Goulet O, Kolacek S, Koletzko B, et al. Complementary feeding: a commentary by the ESPGHAN Committee on Nutrition. J Pediatr Gastroenterol Nutr. 2008;46:99-110.
  4. Principios de orientación para la alimentación complementaria del niño amamantado. Organización Panamericana de la Salud, Washington DC, 2003.
  5. Silano M, Agostoni C, Guandalini S. Effect of the timing of gluten introduction on the development of celiac disease. World J Gastroenterol. 2010;16:1939-42.

 

Para leer LINK

 

 

Guía de Autoevaluación de Buenas Prácticas Nutricionales – N10HCero

El 8 de Septiembre 2014, se presentó la Guía de BPN de N10HCero, un instrumento que permite autoevaluar y caracterizar la gestión nutricional a nivel de efectores locales.

La Guía se encuentra disponible para que cualquier municipio u Organización de la Sociedad Civil interesada pueda aplicarla (luego de una mínima capacitación y estandarización de conceptos y definiciones) y de esa manera tener mirada de conjunto de la gestión nutricional y la identificación de áreas por mejorar.

Descargar la Guía aquí: Guía de Buenas Prácticas Nutricionales

 

Plan de ación para la prevención de la obesidad en la niñez y en la adolescencia

53° CONSEJO DIRECTIVO
66a SESIÓN DEL COMITÉ REGIONAL DE LA OMS PARA LAS AMÉRICAS
Washington, D.C., EUA, del 29 de septiembre al 3 de octubre del 2014

Introducción
1. La obesidad en la niñez y la adolescencia ha alcanzado proporciones epidémicas
en la Región de las Américas.1,2 Aunque las causas de esta epidemia sean complejas y se
necesita más investigación, es mucho lo que se sabe acerca de sus consecuencias y de lo
que debe hacerse para detenerla. En los últimos diez años, muchos países de la Región
han implantado algunas medidas, por lo que ahora es el momento de que la Organización
Panamericana de la Salud (OPS) asuma la función de liderazgo a fin de unificar estos
esfuerzos y de brindar apoyo a los Estados Miembros por medio de una iniciativa
regional de salud pública.

Plan-de-Accion-para-la-Prevencion-de-la-Obesidad-en-la-Ninez-y-la-Adolescencia

“Pregorexia: Trastorno de la conducta alimentaria en el embarazo”

images (9)

Newsletter de Universidad Maimónides, Licenciatura en Nutrición

“Pregorexia: Trastorno de la conducta alimentaria en el embarazo”

  • Autores: Mgt. Marcela Leal, Directora Carrera Licenciatura en Nutrición, Universidad Maimónides
  • Lic. Carla Carrazana, Docente Asignatura Nutrición y Salud Pública, y Metodología de la Investigación. Carrera Licenciatura en Nutrición, Universidad Maimónides

Correo: leal.marcela@hotmail.com

Introducción:

La Presencia de un Trastorno de la Conducta Alimentaria (TCA) durante el embarazo y período posnatal, es una tendencia preocupante. Definimos PREGOREXIA, como el trastorno alimentario que fomenta excesivamente la delgadez durante el embarazo.

Hay dos tipos de Pregorexia. Uno en mujeres con anorexia previa al embarazo, que presentan antecedentes de este trastorno de muchos años y durante el periodo de gestación cintinúan padeciéndolo, y en segundo lugar las mujeres sin antecedentes, donde desarrolla la pregorexia durante la etapa de gestación sin tener antecedentes previos, caracterizada por una obsesión por la ingesta y figura que implica una ingesta de alimentos por debajo de los niveles calóricos y nutricionales recomendados para el embarazo (ALUBA, 2010).

El National Collaborating Centre for Mental Health (2007) sugiere que la edad pico de prevalencia de los trastornos de la alimentación se encuentra en la edad fértil , focalizando que las mujeres embarazadas con trastornos de la conducta alimentaria requieren ser cuidadosamente monitoreadas a lo largo del embarazo y en el posparto. Investigaciones señalan que, 3 de cada 100 mujeres podrían presentar un  Trastorno de la Conducta Alimentaria (TCA) factible de diagnosticar durante el embarazo, mientras que si se trata de un cuadro alimentario subclínico, las cifras alcanzarían aproximadamente hasta el 15% (Chizawsky et al, 2006; Pui-YeeLai B et al, 2005).

Se advierte que el impacto de los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) sobre el embarazo, produce consecuencia negativas prenatales y posnatales para la madre y el feto (Behar RA, et al, 2008). Las preocupaciones más comunes manifestadas por ellas son el miedo a perder el control sobre el aumento de peso durante el embarazo. A su vez la personalidad de las mujeres con afecciones alimentarias puede impedir la adquisición de un rol maternal adecuado, ya que la madurez necesaria para la maternidad puede contribuir al advenimiento de ansiedades y temores (Graner D et al, 1982) sumado a interacciones problemáticas en la alimentación de sus hijos y que tienden a estar más preocupadas por el peso y la forma de su hijo.

Complicaciones del embarazo en mujeres con TCA

Un estudio exhaustivo de la literatura especializada, desde la década de los 80 (1982) hasta el 2011 demostró que mla mayor parte de la evidencia indica que la presencia  de un TCA durante la gestación puede generar múltiples secueles, tanto fetales como maternas (Behar Astudillo R, 2013).

Complicaciones fetales

  • Anormalidades faciales congénitas
  • Menores puntajes de Apgar de cinco minutos
  • Bajo peso de nacimiento: Los recién nacidos de madres con trastornos alimentarios tienen un peso medio más bajo que los controles. Peso de los lactantes se asoció con el conflicto durante las comidas y las preocupaciones de las madres acerca de su propio peso (Stein, Woolley, Cooper y Fairburn, 1994).
  • Tasas más altas de aborto.
  • Menor circunferencia craneana y microcefalia.

Mayor riesgo de parto por cesárea y de prematuridad en mujeres con AN (Anorexia Nerviosa) que en el grupo sin TCA (Bulik, 2008; Franko DL, 2001): Un estudio realizado en Hospital Central de Massachusetts obtuvo que el número de cesáreas fue significativamente mayor en los sujetos sintomáticos (X2 = 5,14, df = 1,p = 0,04 prueba exacta de Fisher) y la depresión postparto se produjo en 10 (45,5%) de los 22 sujetos sintomáticos y 7 (29,2%) de los 24 sujetos asintomáticos (Debra L, 2001).

  • Defectos del tubo neural.
  • Mayor mortalidad perinatal.
  • Menor crecimiento.

Mientras que la madre puede padecer de alteraciones metabólicas, infecciones, además de depresión y ansiedad. La mayoría de estos informes coincide en que los hallazgos descritos probablemente obedecen a la inadecuada oferta de nutrientes esenciales para el apropiado crecimiento fetal y al eventual uso de laxantes, diuréticos o supresores del apetito con potenciales efectos teratogénicos.

Repercusiones posparto

Los pacientes con TCA en el periodo posparto poseen varias aprensiones, fundamentalmente en torno a la alimentación del bebpe, el vínculo materno-infantil y la adaptación a la etapa posparto. Los hallazgos sugieren que la transición a la maternidad es un periodo de stress importante que puede precipitar o exacerbar el TCA (Behar Astudillo R, 2013). Asociación entre trastornos de la alimentación materna y emocionalidad negativa infantil y de inquietud: Esto debe deberse a la depresión materna en madres con transtornos de la alimentación que puede influir negativamente en su percepción de sus hijos (Renouf AG and Kovacs M, 1994).

Las señales de alerta

  • Reducción del consumo de alimentos.
  • Rechazo de su cuerpo.
  • Rechazo de su embarazo.
  • Ejercicio excesivo.
  • Obsesión con su peso.
  • Bajo peso durante el embarazo.

Conclusión

Es importante entender que los trastornos de la alimentación deben ser vistos como de alto riesgo y monitoreados de cercam, tanto durante como después del embarazo para optimizar los resultados maternos y fetales (Debra, 2011). El diagnóstico precoz de un TCA durante el embarazo podría ayudar a identificar factores modificables que influyen en el resultado, como el consumo de tabaco, la alta ganancia de peso durante la gestación, la ingesta compulsiva, características de pacientes con trastorno por atracón o la baja ingesta característica de anorexia nerviosa. (Bolaños Ríos P, 2009).

Bibliografía

  • Behar Astudillo Rosa. Trastornos de la conducta alimentaria, embarazo y puerperio. MéD. UIS. 2013; 26(1):21-8.
  • Behar A Rosa, González A Javier, Ariza P Mario, Aguirre S Andrea. Trastornos de la Conducta Alimentaria en mujeres embarazas controladas  en Atención Primaria. Rev. chil. obstet. ginecol. (revista en la internet). 2008 (citado 2013 Dic 19); 73(3): 155-162
  • Chizawsky L, Newton M Eatingdisorders. Identification and Treatment in Obstetricalpatients. AWHONN Lifelines. 2006;10(6): 482-88.
  • Debra L. Franko Ph.D., Marcos A Blais, Doctora en Psicología, Anne E. Becker, MD, Ph.D., Sherrie Selwyn Delinsky, BA; Dara N. Greenwood, BA; Andrea T. Flores; M.Ed.; Elizabeth R. Ekeblad, BA;  Kamryn T. Eddy, BA; David B. Herzog, MD. Complicaciones del embarazo y neonatales en mujeres con trastornos de la alimentación. Am J Psychiatry 2001; 158:1461-1466. doi: 101166/appi.ajp.158.9.1461.
  • Garner D. Olmstead M, Bohr I, Garfinkel P. Theeatingattitudes test: psychometricfeatures and clinicalcorrelates. PsycholMed. 1982;12:871-8.
  • National Collaborating Centre for Mental Health. Royal College of Psychiatrists’ Research and Training Unit 4th Floor, Standon House, 2007.
  • Patricia Bolaños Ríos. La importancia de la alimentación en el embarazo. Su significado en trastornos de la conducta alimentaria. Trastornos de la Conducta Alimentaria: 10 (2009) 1069-1086.
  • Pui-YeeLai, B So-KumTang C, Kwok-LaiTse W. Prevalence and psychosocialcorrelates of disordered eating among Chinese pregnant in Hong Kong. EatDisord 2005; 13:171-86.
  • Renouf AG, M. Kovacs. Concordancia entre informes de las madres y los auto-informes de los síntomas depresivos de los niños: Un estudio longitudinal. Revista de la Academia Americana de Psiquiatría Infantil y Adolescente de 1994;  33.:208-16 ()

 

Código Internacional para la Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna

La Asamblea Mundial de la Salud aprobó en 1981 el Código Internacional para la Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna con el objetivo de proteger y fomentar el amamantamiento mediante el suministro de información acerca de la alimentación adecuada de los lactantes y la regulación de la comercialización de los sucedáneos de la leche materna, los biberones y las tetinas. Desde entonces, la aprobación de diversas resoluciones adicionales ha definido y fortalecido las estipulaciones del Código.

El Código estipula que no se debe llevar a cabo ninguna forma de promoción de los sucedáneos de la leche materna, los biberones y las tetinas en la población en general; que ni los establecimientos sanitarios ni los profesionales de la salud deberían desempeñar funciones de fomento de los sucedáneos, y que no se debería suministrar muestras gratis de esos productos a las mujeres embarazadas, a las nuevas madres y a las familias.

 

Enfoques Socioculturales de la alimentación – Laura Piaggio – Andrea Mónica Solans

gacetillaLauraAndrea (1)

Nueva publicación – Bibliografía para equipos de Salud: Enfoques socioculturales de la alimentación, Laura Raquel Piaggio – Andrea Mónica Solans